AGROCOLUN | Edición 63 | BIENESTAR EN TERNEROS

En la edición 61 de Agrocolun sobre el impacto de la nutrición en el bienestar en terneros, conversamos de la importancia que tiene un adecuado consumo de calostro en la salud y bienestar de los terneros, sobre todo en las primeras horas de vida. En esta edición haremos énfasis brevemente en el rol que cumplen otros elementos fundamentales en la dieta pre-destete del ternero como son: el suministro lácteo, el concentrado, el agua y la fibra.

Suministro lácteo

El suministro lácteo como alimento líquido en la dieta de un ternero tiene diferentes orígenes, en este sentido lo más común de encontrar en los predios lecheros, es que sea entregado como: leche entera (ordeña de las vacas sanas), leche entera de descarte (leche proveniente de vacas en transición o de vacas con tratamientos), sustituto lácteo (que varía en calidad), o leche acidificada (leche entera mezclada con un ácido). Independiente de cuál alternativa sea la elegida en cada predio, como productores para hacer una correcta elección, primero debemos dar respuesta a varias interrogantes, lo más importante de tener claro es:

a) Cantidad de leche a suministrar: la pregunta que frecuentemente nos hacemos es ¿cuál es la cantidad adecuada para cada ternero?, la respuesta no es simple, ya que no existe un consenso oficial entre los investigadores, sin embargo, lo más recomendado es proporcionar un mínimo equivalente a un 20% del peso vivo del animal entre los 3-28 días de vida, es decir para un ternero de 40 kg de peso se debe proporcionar al menos 8 litros de dieta láctea al día (3-28 días). Este plan de alimentación es recomendado por varios autores (Jensen 2003; Miller-Cushon et al., 2013; Soberon and Van Amburgh, 2013; Gelsinger y col., 2016; Rosenberger y col., 2017) debido a que se asocia a varios beneficios para el ternero y su madre tales como: aumento de la ganancia de peso diaria, reducción del hambre y comportamientos indeseados. Además de favorecer el desarrollo mamario y mejorar la producción de la vaca adulta en la primera lactancia.

Debemos considerar que el consumo diario de la dieta láctea, puede ser una excelente herramienta como indicador de salud y bienestar de los terneros, por ejemplo, se ha demostrado que el total de veces que un ternero enfermo visita los comederos y la cantidad de leche que consume, disminuye considerablemente cuando presenta una patología si lo comparamos con un ternero saludable (Duthie et al., 2021; Figura 1 y 2).

AGROCOLUN | Edición 63 | BIENESTAR
Figura 1. Total de litros de leche consumidos comparando terneros enfermos y sanos.

AGROCOLUN | Edición 63 | BIENESTAR

b) Estrategia de alimentación: otro punto a considerar, es cuál será la mejor estrategia para alimentar a los terneros, en este sentido la literatura actual recomienda dos tipos principales: sistema convencional o limitado y sistema intensificado.

Sistema convencional o limitado: este sistema se caracteriza por limitar el consumo lácteo a 0,45- 0,56 kg de sustituto lácteo por día, lo que se traduce en 4 a 5 L de leche al día. El objetivo de este sistema es estimular el consumo de concentrado de iniciación y el desarrollo ruminal. Este sustituto por lo general tiene una composición de 20% de proteína y 20% de grasa en base a materia seca, lo cual se aleja de la composición de la leche entera. En este tipo de alimentación, el ternero lactante no suple todas sus necesidades energéticas y nutricionales, ya que el consumo de concentrado no genera un aporte energético importante hasta posterior al primer mes de vida (De Paula Vieira et al., 2008).

AEG Nutrición - Rumitec

Sistema intensificado: el que se caracteriza por permitir un consumo de al menos 20% del peso vivo durante el primer mes de vida. Este sistema permite un consumo de 0,9-1,3 kg de sustituto lácteo al día, lo que se traduce en un mínimo 8 L de leche diaria para un ternero Holstein. Los sustitutos lácteos usualmente usados en estos sistemas son de una mayor calidad y se asemejan a la composición de la leche entera que es de 25% proteína y 28% grasa en base a materia seca.  Este tipo de sistema se ha asociado con beneficios al corto y largo plazo como fue comentado al principio.

c) Tipo de alimentadores: Existen diversos tipos de alimentadores entre los que podemos encontrar están: alimentador con varias tetinas, baldes, mamaderas o botellas, alimentadores automáticos. Todos estos alimentadores presentan ventajas y desventajas, ya sean asociados al consumo del ternero, comportamiento o inversión del productor. Idealmente, los terneros deben ser alimentados con alimentadores que contengan tetinas, para permitirles expresar comportamiento de amamantamiento. Independiente del sistema, es fundamental revisar el estado de las tetinas, ya que tetinas con fugas de leche pueden ocasionar que terneros aspiren leche. Por otro lado, la altura de los alimentadores debe ser apropiada para la edad, raza o cruza del ternero y deben ser limpiados y desinfectados después de cada uso, para prevenir el crecimiento de patógenos que puedan ocasionar disrupciones digestivas.

En general debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones durante la dieta láctea:

Consistencia en la alimentación que se refiere al mantener una rutina constante en relación a la temperatura, cantidad y horario en que la leche es ofrecida a los terneros, esto con la finalidad de evitar problemas gastrointestinales. En caso de ser necesario efectuar cambios, estos debieran hacerse de manera gradual para evitar estrés y diarreas alimentarias.

La temperatura en la que la leche o sustituto lácteo siempre debe estar en un rango de los 35-38°C al momento de ofrecerla. La excepción sería si se alimenta leche acidificada, la cual puede ser suministrada a temperatura ambiente.

Uso profiláctico de antibióticos en leche no es recomendado ya que puede estar asociado a la generación de resistencia bacteriana en el predio.

No alimentar a los terneros con leche de vacas positivas a M. paratuberculosis u otras enfermedades en plan de control y erradicación que puedan transmitirse por medio de leche cruda.

Es importante tener a disposición de los operadores los protocolos y las rutinas de limpieza del equipamiento (contenedores de leche, pasteurizadores, mangueras, mamaderas, chupetes, baldes, etc). Estas debieran encontrarse escritas y ser recomienda proveerse un entrenamiento y reforzamiento a trabajadores nuevos y antiguos. De esta manera será más fácil detectar falencias o mejorar prácticas en la ternera.

Hay que tener presente que la leche de descarte ha sido asociada al riesgo del desarrollo de resistencia antimicrobiana a nivel predial (Firth et al., 2021). Por otro lado, la leche de descarte proveniente de vacas con mastitis clínica no debe ser suministrada a terneros, debido a su carga de patógenos, medicamentos y cambios nutricionales/organolépticos.

Cabe resaltar que la leche acidificada puede ser una buena herramienta, siempre y cuando la leche que se use como materia prima tenga una baja carga de patógenos y se prepare y mantenga en condiciones adecuadas. La acidificación no elimina todas las bacterias que están presentes en la leche (Parker et al., 2016).

El suministro de agua

El agua es fundamental para la salud, desarrollo del rumen, consumo de concentrado inicial e hidratación, por lo que se recomienda ofrecer agua ad-libitum a los terneros desde el primer día de vida. Es importante recalcar que el suministro de leche o sustituto lácteo no sustituye el agua como nutriente. El agua debe ser suministrada en baldes o bebederos limpios y tiene que ser de buena calidad.

Los terneros comienzan a consumir agua muy tempranamente, en un estudio se observó que 27% de terneros visitaban el bebedero a los dos días de vida y que al día 8 el 100% de terneros se encontraba haciendo visitas regulares al bebedero (Velásquez-Muñoz y col, en preparación).

Suministro de concentrado inicial

    En relación a la oferta de concentrado inicial, se recomienda ofrecer dentro de la primera semana de vida (idealmente desde el día 4). Al inicio el concentrado debiese ser ofrecido en pequeñas cantidades, ya que en las primeras 4 semanas de vida el consumo es bajo, independiente de la cantidad de leche ofrecida (De Paula Viera et al., 2008). El aumento de concentrado debe hacerse de manera gradual, según el consumo. De todas maneras, la calidad del concentrado, su frescura y palatabilidad van a favorecer su consumo y estimular el desarrollo de las papilas ruminales. Por este motivo, el ternero siempre debiese tener a disposición concentrado de iniciación, pero el residuo no debe exceder el 5% para que no se convierta en una pérdida para el productor. También es importante recalcar que el uso preventivo de antibióticos en el concentrado inicial no es recomendado.

Suministro de forraje

El ternero durante el pre-destete debe tener una fuente de fibra. De manera similar al concentrado de iniciación, el consumo en las primeras semanas de vida es bajo. Una pequeña cantidad de fibra de alta calidad, como heno de alfalfa, puede favorecer el consumo de concentrado, la masticación, la mantención del pH ruminal, el desarrollo ruminal y la reducción de comportamientos del chupeteo (Xiao et al., 2020). Independientemente del tipo de fibra usada siempre debe estar limpia de material fecal u otros contaminantes.

Finalmente, hay que recordar que la alimentación adecuada es considerada uno de los principios fundamentales del bienestar animal, no tan sólo como componente de una buena nutrición, sino también como parte del repertorio conductual que desarrollan los animales desde que nacen y que es característico para cada especie. Además, y como parte de las buenas prácticas en ternerera, debiesen implementarse rutinas consistentes de limpieza y desinfección de todo el instrumental utilizado en la alimentación de terneros.

AGROCOLUN | Edición 63 | BIENESTAR

Referencias

Cushon E.K. Miller, R. Bergeron, K.E. Leslie, T.J. DeVries. Effect of milk feeding level on development of feeding behavior in dairy calves. Journal of Dairy Science, Volume 96, Issue 1, 2013, Pages 551-564, https://doi.org/10.3168/jds.2012-5937

Duthie, C. A., Bowen, J. M., Bell, D. J., Miller, G. A., Mason, C., & Haskell, M. J. (2021). Feeding behaviour and activity as early indicators of disease in pre-weaned dairy calves. Animal, 15(3), 100150.

Firth CLL, Kremer K, Werner T, Käsbohrer A. The Effects of Feeding Waste Milk Containing Antimicrobial Residues on Dairy Calf Health. Pathogens. 2021 Jan 22;10(2):112. doi: 10.3390/pathogens10020112. PMID: 33499385; PMCID: PMC7911522.

Gelsinger S.L, A.J. Heinrichs, C.M. Jones. A meta-analysis of the effects of preweaned calf nutrition and growth on first-lactation performance. J. Dairy Sci., 99 (2016), pp. 6206-6214.

Jensen Margit Bak. The effects of feeding method, milk allowance and social factors on milk feeding behaviour and cross-sucking in group housed dairy calves, Applied Animal Behaviour Science, Volume 80, Issue 3,2003, Pages 191-206, https://doi.org/10.1016/S0168-1591(02)00216-2

Rosenberger K, Costa JHC, Neave HW, von Keyserlingk MAG, Weary DM. The effect of milk allowance on behavior and weight gains in dairy calves. J Dairy Sci. 2017 Jan;100(1):504-512. doi: 10.3168/jds.2016-11195. Epub 2016 Nov 17. PMID: 27865513.

Soberon, F and M. E. Van Amburgh, 2013, The effect of nutrient intake from milk or milk replacer of pre-weaned dairy calves on lactation milk yield as adults: A Meta-analysis of current data, J. Anim. Sci. 91:706-712.

Parker, A. M., House, J. K., Hazelton, M. S., Bosward, K. L., Mohler, V. L., Maunsell, F. P., et al. (2016). Milk acidification to control the growth of Mycoplasma bovis and Salmonella Dublin in contaminated milk. J. Dairy Sci. 99, 9875–9884. doi: 10.3168/jds.2016-1153.

Vieira, A. D. P., Guesdon, V., De Passille, A. M., von Keyserlingk, M. A. G., & Weary, D. M. (2008). Behavioural indicators of hunger in dairy calves. Applied Animal Behaviour Science, 109(2-4), 180-189.

Xiao J, Alugongo GM, Li J, Wang Y, Li S, Cao Z. Review: How Forage Feeding Early in Life Influences the Growth Rate, Ruminal Environment, and the Establishment of Feeding Behavior in Pre-Weaned Calves. Animals. 2020; 10(2):188. https://doi.org/10.3390/ani10020188

Acerca del autor(es)

Médico Veterinario, MSc & PhD(c)
University of Queensland, Australia.
Especializada en Bienestar Animal.
Asesora Colun.

Médico Veterinario
MSc. PhD