¿Por Qué y cómo Controlar la Paratuberculosis?

0
40

Argumentos que justifican el control

Lo primero, sería precisar que lo que se debe controlar es la infección por el mycobacterium avium subsp. paratuberculosis (MAP) que infecta a rumiantes domésticos y silvestres y que los afecta, es decir, llegan estos animales a transformarse en un caso clínico (caracterizado principalmente por diarrea profusa y emaciación extrema) en promedio después de 5 a 7 años de infectado como mencionó O. Alocilla en la edición N°13 de AgroColun.

Lamentablemente, no se conoce la real tasa de infección de los rebaños lecheros del sur de Chile, pero se estima que estaría por sobre el 50% y por ahora en constante aumento debido a que no existen medidas efectivas de prevención y control de la infección a nivel inter e intra rebaños, debido principalmente a un desconocimiento de la biología de la infección.

En el ganado lechero, los efectos de la infección por MAP se traducen en una menor producción láctea, menor valor residual por carcasa en matadero, mayor tasa de eliminación de animales infectados y por ende pérdida de patrimonio genético. Lo anterior, está relacionado a cuando las infecciones se hacen clínicas, sin embargo, debido al hecho de que paratuberculosis en esencia se define como una enfermedad infecciosa subclínica, se estima que el grueso de los casos de animales infectados son subinformados por lo que las pérdidas económicas se deben esperar más altas en relación a lo descrito en la literatura técnica, lo que sugiere con más fuerza la necesidad de establecer programas de control efectivos.

En la práctica, y pesar de que existe un mayor nivel de información generada en relación a la infección por MAP, producto de un aumento en el nivel de uso de herramientas diagnósticas en el sur de Chile, los animales infectados tienden a permanecer en los rebaños en la medida que su nivel productivo lo permita y su eliminación se hace efectiva próximo al estado clínico, medida que no detiene la infección si no que más bien la perpetua. Cualquier programa de control debe identificar a los animales infectados para rápidamente eliminarlos o segregarlos de manera de evitar la diseminación de la infección a los individuos susceptibles (terneros recién nacidos).

Junto con los beneficios productivos del control de la infección aparecen otras variables importantes de considerar también como argumentos para proponer un programa de control; el primero tiene que ver con que animales infectados y afectados, es decir, que presentan el cuadro clínico, son animales que están bajo sufrimiento.

Cada día hay más conciencia en el consumidor acerca del bienestar animal como también de regulaciones en esa dirección que no deben mirarse con desprecio. De la misma forma, los mercados internacionales compradores están solicitando acciones relacionadas a esta enfermedad o al menos programas de control de esta infección a los mercados abastecedores de commodities lácteos. Por último, y tal vez lo más importante es que de acuerdo con la evidencia científica, la asociación entre MAP y la Enfermedad de Crhon en humanos es considerada más que una asociación simple, es decir, que habría suficientes argumentos de causalidad lo que elevaría a este patógeno a la categoría de un importante agente zoonótico, lo que para un porcentaje de la comunidad científica sigue siendo controversial.

Bases de un programa de control

Los principios básicos del control de la Paratuberculosis en rebaños lecheros son relativamente sencillos. La paratuberculosis es una enfermedad infecto-contagiosa causada por Mycobacterium avium subsp. paratuberculosis (MAP) y su principal vía de transmisión es la fecal-oral. Sin embargo, la transmisión puede ocurrir también vía útero, leche y calostro. Por lo tanto, estas vías de transmisión de la infección deben también ser consideradas en un programa de control completo. Los esfuerzos para reducir la prevalencia de infección por MAP al interior del rebaño, involucran 3 pasos básicos: (1) evitar la exposición de los animales al patógeno, con especial énfasis en los animales más susceptibles; (2) identificar y eliminar los animales infectados por MAP del rebaño; y (3) evitar la entrada de animales infectados en el rebaño. Aunque existen numerosos medios para lograr estos 3 pasos, se considera que estos principios son en realidad muy simples de entender y comunicar de manera efectiva a los productores. Las bases de un programa de control de paratuberculosis considera dos aspectos: en primer lugar es la ESTRATEGIA que subyace en el desarrollo de un programa de control efectivo, y el segundo son los ELEMENTOS específicos en el programa de control los que serán abordados con mayor detalle en la edición N°15 de su revista AgroColun.

Estrategia de desarrollo para un programa de control de paratuberculosis

Las complicaciones y los obstáculos al establecimiento de un programa de control efectivo de paratuberculosis en lecherías están menos relacionadas con la naturaleza de la infección y más con algunas realidades históricas y actuales sobre la producción lechera moderna y la economía, la participación de los veterinarios en los programas de control de otras infecciones, y el reconocimiento de lo importante de paratuberculosis en el bienestar animal. Hasta finales de los 90’, la mayoría de los veterinarios entendían esta infección como no frecuente y era relativamente poco importante para la industria láctea. Por lo tanto, la infección no se controló de forma frecuente y los veterinarios no educaban a los productores sobre el problema. La mayoría de los productores de leche no estaban familiarizados con esta entidad infecto-contagiosa. En general, el principal objetivo para un productor es la disminución de los costos de producción por lo que los problemas de salud de los animales siempre han sido considerados desde el punto de vista económico. Se debe tener como referencia la situación internacional, donde el control de paratuberculosis sigue siendo voluntario en muchas partes del mundo, lo que hace que la mayoría de los productores lecheros sólo tomen medidas si creen que el problema es de importancia económica. Debido a que no hay una aceptación general de que MAP represente una amenaza para la salud pública, la industría láctea, en general, no paga incentivos por la leche de rebaños no infectados o bien que estén bajo control ni hay ayuda financiera del gobierno para ayudar a los esfuerzos de control. Por el contrario, tanto a nivel internacional como en Chile, los programas de control de tuberculosis y brucelosis han recibido históricamente apoyo estatal principalmente por su carácter zoonótico, lo que ha sido bien aceptado por los productores. Por el contrario, el desarrollo de un programa de control voluntario, basado en la bioseguridad para la infección por MAP, donde no existe una vacuna altamente eficaz y no existe ningún tratamiento, representa un desafío técnico.

Los programas de control de mastitis pueden proporcionar un buen modelo general a seguir para un programa de control de paratuberculosis. Por todas estas razones, es importante discutir la estrategia para el establecimiento de un programa de control voluntario de Paratuberculosis basado en la bioseguridad, así como los aspectos prácticos del control de la infección por MAP.

Puedes leer la segunda parte en la edición 15.