¿Por qué y cómo Controlar la Paratuberculosis?

0
68

Puedes leer la primera parte en la edición 14…

El programa de control de la Paratuberculosis debe ser elaborado con objetivos claramente definidos tanto de corto como de largo plazo. Estos objetivos deben ser medibles y realistas. El plan de manejo debe ser práctico e integrado con otros aspectos de la salud general del rebaño. El plan debe ser construido con la participación activa del productor, lo que pone de relieve la importancia de la educación al productor y los operarios de la lechería.

Elementos del Programa de Control de la Paratuberculosis

Entendiendo la biología de esta infección, un buen programa de control debería proponer 3 elementos esenciales que deben llevarse a cabo en secuencia: (1) educación, (2) el desarrollo de un plan de evaluación del riesgo de infección y manejo correctivo, y (3) el desarrollo de una vigilancia diagnóstica.

1. Educación al productor

Cualquier programa voluntario de enfermedades infecciosas requiere la activa participación del propietario o administrador de la lechería. Esta participación considera desde las decisiones sobre si se debe iniciar un programa de control de Paratuberculosis hasta la toma de decisiones sobre la compra de animales, invertir tiempo y esfuerzo para cambiar las prácticas de manejo y diseño de las instalaciones, estrategias de tomas de muestra y la eliminación de animales. La generación de un buen programa de control, requiere por lo tanto, que el propietario esté bien informado que tenga una base de conocimientos sólida para tomar estas decisiones. Quien debe educar al propietario es el veterinario asesor, por lo que debe tomarse el tiempo para asegurarse de que el productor está bien informado, lo que no sólo facilita la toma de decisiones, sino también refuerza la confianza y el respeto que se requieren para una buena relación veterinario-productor.

Antes de establecer un programa de control, es importante que el productor comprenda la biología de infección de MAP y la forma en que se disemina en un rebaño. Los productores deben estar informados acerca de los diversos aspectos de un buen programa de control de Paratuberculosis y por qué ciertas etapas del programa son de mayor prioridad que otros. También es importante para un productor entender los beneficios de un programa de control de esta infección en términos de su rentabilidad y la salud pública. Los beneficios, responsabilidades y costos de diferentes estrategias de diagnóstico deben ser discutidos. Aunque algunos productores opten por no adoptar medidas para controlar Paratuberculosis en su rebaño, el asesor veterinario igual debe seguir informando a los productores con nueva información acerca de los beneficios del control de esta infección. En todo caso, muchos productores optarán por llevar a cabo el desarrollo de un plan de evaluación y manejo del riesgo de la infección por MAP.

El proceso educativo debe incluir una discusión sobre la diferencia entre “costo” e “inversión”. Para muchos productores lácteos, cualquier desembolso económico es visto como un costo, y la mayoría de los productores se esfuerzan por lograr el costo más bajo posible de la producción. El control de la paratuberculosis requiere insumos de tiempo y dinero. Un programa de control debería tener objetivos definidos y estos objetivos deben tener un valor para el productor. Es importante establecer los objetivos a largo plazo para determinar si los costos del programa serán inversiones inteligentes para la rentabilidad en el largo plazo. Es particularmente útil considerar los beneficios de un programa de control no sólo en el contexto de la disminución de la prevalencia de la infección por MAP, sino también en términos de otros beneficios que pueden derivarse, tales como la mejora del manejo de maternidad, lo que deriva en una mejor salud de los terneros.

2. Planes de manejo y evaluación del riesgo

El sistema de evaluación del riesgo busca establecer primero un entendimiento cabal de los objetivos productivos generales por parte del productor, los desafíos sanitarios propuestos, la prioridad de cada productor en el marco del programa en relación con otras preocupaciones del predio, identificar los principales puntos de riesgos para la transmisión de MAP y en función de esto una lista de prioridades de los pasos que el productor debe seguir para disminuir la diseminación de la infección.

Una vez en terreno, sólo tomará un par de horas el levantar la información necesaria y establecer un plan de manejo, siendo este tiempo uno de los momentos claves del programa de control. El objetivo de realizar el manejo y determinación del riesgo es realizar un programa de control práctico y abordable en lo económico de manera de seducir positivamente al productor.

El hecho de evaluar el objetivo productivo del rebaño ayuda en determinar cuán altas deben ser las prioridades en el programa de control de paratuberculosis. Por ejemplo, para un rebaño de pedigree la presión de control de la infección será diferente a un rebaño comercial. Otro objetivo a aclarar son las prioridades de otras infecciones bajo programa de control oficial, como Tuberculosis en relación a Paratuberculosis. Lo importante, es reforzar la idea que controlando la infección por MAP con las mismas medidas se ayuda y/o complementa el control de cualquier otra infección. El hecho de realizar un levantamiento profundo y adecuado de la información general del rebaño y de los puntos críticos de riesgo para la diseminación de la infección, proporcionará al asesor veterinario un conocimiento más acabado del manejo y objetivos prioritarios para el productor.

La determinación del riesgo de infección y la elaboración de un plan de manejo, debe ayudar a integrar el programa de control de paratuberculosis en un plan general de salud de rebaño. La participación del productor en la evaluación del riesgo es importante. Frente al desafío de determinar dónde se producen los riesgos de transmisión de la infección en la lechería, la mayoría de los productores estarán más motivados para instituir cambios en el manejo del rebaño que si se les proporciona una lista establecida de forma independiente por el veterinario asesor. Los programas de control de paratuberculosis deben ser únicos para cada rebaño en particular, debido a la gran variación entre las metas de producción de cada lechería, la prioridad asignada a la paratuberculosis, y otras características de manejo del rebaño lechero. Una vez que los riesgos para la transmisión de MAP han sido acordados por el productor y su veterinario asesor, entonces se elabora el plan de manejo. Para la mayoría de las lecherías, existen numerosas oportunidades de disminuir la diseminación de la infección desde las vacas a los terneros.

3. Uso de pruebas diagnósticas en el Programa de Control

Las pruebas disponibles para determinar el estado de infección por MAP tienen diferentes costos, diferentes características y diferentes tiempos de entrega.

Algunas pruebas se deben aplicar antes de la elaboración de un plan de manejo, con el importante objetivo de establecer si la infección por MAP está presente en el rebaño junto con una estimación aproximada de la prevalencia de la infección.

Sin embargo, el establecimiento de un plan de vigilancia diagnóstica, por lo general debe ser la última etapa de un programa de control de paratuberculosis. El costo del diagnóstico depende en gran medida del objetivo de la aplicación de ésta. Las pruebas diagnósticas representan a menudo el mayor egreso económico para el control de paratuberculosis y por lo tanto debe justificarse sobre la base de cómo se utilizarán los resultados en el marco del plan de manejo.

El costo de las pruebas diagnósticas debe considerarse una inversión en la estrategia de control de paratuberculosis y sus resultados deben ser utilizados para identificar a los animales más infecciosos del rebaño. Una aplicación de lo anterior es utilizar los resultados diagnósticos para identificar las vacas cuya leche o calostro no debe ser usado para alimentar terneros o bien para identificar las vacas que se mantendrán fuera del área de maternidad o cuyas terneras no serán destinadas como reemplazos de las vacas en producción. De ser usado bajo estos criterios, las pruebas diagnósticas representan entonces un retorno eficiente de la inversión, lo que en la práctica de nuestro sistema se ve con muy baja frecuencia. Para algunos planes de manejo, sin embargo, el diagnóstico puede no ser incluido y sólo basar el control de la infección en manejo. Otros productores pueden querer documentar que el rebaño está libre de la infección por MAP, especialmente los rebaños de pedigree, lo que requiere de extensas pruebas de rebaño usando los diagnósticos más sensibles. El punto importante es que el diagnóstico debe ser propuesto para alcanzar un propósito específico, de lo contrario lo mejor es no hacerlo.

Crear un programa de control sólido y con la activa participación del productor y los operarios de la lechería permitirá establecer una férrea estrategia de control de la enfermedad en el predio.