Crisis Sanitaria COVID-19 y Medio Ambiente

0
155

Al momento de preparar este artículo, las cifras informadas por el Ministerio de Salud sobre la Pandemia y sus efectos en nuestro país, arrojaban sobre 250 mil contagiados confirmados, del orden de 4.500 fallecidos, un 91 % de utilización de la capacidad de ventilación mecánica en la red de salud nacional, 12.000 exámenes PCR diarios, todos ellos mostrando una realidad que toca directo a muchas familias de Chile. Así, la Salud Pública pasa a ser el principal eje de preocupación más allá de cualquier otro aspecto y todo lo que tenga directa relación con la crisis, la cadena de abastecimiento, mantener los servicios esenciales, la red hospitalaria, el apoyo de programas especiales a las personas y más, con medidas tendientes a estar cada vez más aislados alejados de los seres queridos, ha cambiado la forma que traíamos en inercia hasta ahora.

El medio ambiente bajo esta mirada y en todo a lo que a él corresponde, parece ser uno de los pocos privilegiados en un escenario de calamidad, con matices dentro del contexto que bien vale la pena analizar, tanto de manera particular dentro del corto plazo como en el mediano plazo y futuro. Lo que nos rodea y sus recursos, se muestran menos intervenidos en análisis demostrados con cifras pero como reflejo de un momento de pausa y descanso parcial dado que todo empuja a la vuelta, con una aceleración que preocupa por el posible impacto que pudiese acarrear en ellos.

Lo que es claro es que la reducción de la movilidad de las personas obligada por el confinamiento ha tenido efectos evidentes y positivos, los cumplimientos de las obligaciones medioambientales no han sido alterados, la matriz de generación de residuos ha cambiado, los productos que se consumen y distribuyen más también, los elementos de protección personal parecen ser hoy uno de los bienes materiales estrella, la química se ha valorado en productos básicos como por ejemplo, el hipoclorito de sodio , paladín de la justicia en la defensa indirecta de la posible contaminación llevada a probabilidades. Cómo cambió todo de un momento a otro!

REDUCCIÓN DE EMISIONES Y MOVILIDAD

La actividad se modificó drásticamente en el mundo desde el inicio de la Pandemia en diciembre 2019 y con el aumento progresivo de la diseminación del virus Covid-19, vinieron las medidas preventivas de los países las que fueron enfocadas principalmente en el uso de elementos de protección personal básicos y las recomendaciones u obligaciones de las personas a desplazarse lo menos posible. En los primeros meses de 2020 se redujeron las emisiones diarias en promedio hasta en un 17% v/s 2019, en China cayendo incluso del orden del 25% en febrero. Puntuales señales, que llevaron a aventurar un descenso en las proyecciones anuales de emisiones a hoy que oscilan entre un 4 y 8%, es decir, se disminuirían y siendo optimistas en hasta 2.600 millones de toneladas de carbono equivalente año este 2020. No obstante ello y exista claridad en que el efecto Pandemia trae reducciones, hay también consenso en que será un efecto puntual, que no se prevé altere mayormente los valores acumulados, existiendo serias dudas y temores sobre un efecto rebote que podría llevarnos como mundo a aumentar las emisiones más allá incluso del ritmo que veníamos teniendo, producto de la ansiedad de volver a lo que se pudiese añorar como el era antes”, con una reactivación urgente que podría no medir adecuadamente sus consecuencias.

Así el transporte aéreo como terrestre se ha reducido en gran medida, debido a las restricciones de desplazamientos y confinamiento, entre países y dentro de ellos.

Cifras del Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones de Chile indican que por consignar, en lo referido al movimiento de buses en la Región Metropolitana, la variación promedio fue de 82% menos en el periodo referido en la tabla adjunta (Figura 1), mientras que para el global en el mismo periodo fue de 84% en el Sistema de Transporte capitalino. Entonces, la evidencia indica que lo que se percibe está sucediendo, correlacionándose con la baja esperada de emisiones diarias. Por otra parte, en el periodo de cuarentena que es un periodo aún más estricto, se ha logrado bajar el 59% de la circulación vehicular, cifras importantes pero aún desafiantes, dado que el 40% y fracción llevado a probabilidades de contagio igualmente es tremendo.

Punto aparte y directamente relacionado con estos procesos de transporte, es que han cambiado las condiciones en que las personas se desplazan y los utilizan. Hoy nadie discute el manejo de mascarillas, de hecho en este tipo de actividad es obligatoria, con medidas específicas tendientes a guardar las distancias en el transporte público, protegiendo a quienes han debido seguir desplazándose en medios compartidos para mantener la cadena de suministros, tanto desplazándose para ir al trabajo como dentro de las empresas de transporte, fundamentales para llegar a todo el país con los bienes declarados esenciales.

RESIDUOS Y PLÁSTICOS

Un efecto colateral inevitable de las medidas preventivas y de choque que se han implementado en todas las latitudes como defensa a la propagación del virus, es el que se ha producido a nivel de residuos, cobrando gran importancia en el escenario actual los residuos derivados del uso de los elementos de protección personal y que deben utilizar todas las personas hoy dentro de sus actividades tanto en los desplazamientos , en los espacios públicos, en los supermercados y en general, en sus actividad fuera de casa (Figura 2, promoción interna del uso de mascarillas como elemento de protección personal esencial).

Estos tipos de residuos tales como mascarillas desechables, guantes clínicos, contenedores de elementos de limpieza y productos de desinfección, por nombrar algunos, destacan por una fuerte presencia de plásticos en sus componentes y dada la condición de uso, son prácticamente mínimas o nulas sus posibilidades de valorización y reciclaje. Así, estos residuos sólo aumentarán de manera dramática y por una causa superior, que es la crisis y la necesidad mayor de la salud pública frente a otras necesidades, en este escenario de Pandemia.

Otra circunstancia en contra de la gestión de residuos plásticos y valorización ya es la referida al uso de plásticos de un único uso. Los avances en materia de eliminación de estos plásticos tanto operacionales como legales se han estrellado con un denso muro como es el escenario de Calamidad, donde se han tomado decisiones no deseadas pero necesarias referidas al relajamiento de leyes estrictas en algunos países de la comunidad europea, por ejemplo, para nuevamente poder volver a utilizarlos y más. Es claro que al no poder compartir los mismos elementos en un mesa en el consumo de alimentos en casinos o reuniones o lugares de convocatoria obligada, lo desechable es preferido y recomendado, porque ese uso permitirá proteger a los comensales promoviendo evitar la transmisión por contacto común de los elementos.

Así, sin entrar en cifras como las que tanto me agradan y transmiten, el escenario si es claro se ve gris en esta línea de residuos y sus impactos por ahora, pues el bien superior es la salud de las personas y en un escenario de crisis, luego con aguas más controladas, se dará paso a las reevaluaciones. De momento, si existe especial atención en la correcta segregación y las campañas del Ministerio del Medio Ambiente son fundamentales, para lograr un equilibrado manejo que permita reducir los riesgos de contagio por contacto en la población.

CUMPLIMIENTOS LEGALES AMBIENTALES

Las operaciones han debido mantenerse en las empresas de productos y servicios esenciales como lo es Colun, lo que ha traído con ello también una preocupación especial del Gobierno central para evitar las posibles brechas de control y cumplimiento de obligaciones que pudiesen ocurrir dentro de la actividad producto del estrés en el escenario de crisis, en todas las empresas e instalaciones con Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) vigentes.

Es así, como la Superintendencia del Medio Ambiente con fecha 19 de marzo 2020 instruyó

un reporte adicional especial semanal para todas aquellas empresas con Instalaciones que cuenten con Resoluciones de Calificaciones Ambientales, donde a dicho ritmo se debe informar y hasta nuevo aviso, del estado de funcionamiento de las operaciones, notificando cualquier alteración especial que pudiese afectar el ámbito de acción de las aprobaciones. Colun ha cumplido 100% con ello llevando a la semana 26 del presente año 14 declaraciones, con buenos resultados y sin novedades, manteniéndose sin cambios ni impactos ambientales producto de la crisis, cumpliendo sus obligaciones establecidas en RCAs.

También el Ministerio de Medio Ambiente ha puesto especial énfasis y con mayor intensidad desde la entrada del otoño, en el control de Calidad de Aire de las ciudades, aspecto clave en las afecciones respiratorias que afectan ya en condición sin Pandemia, la salud de las personas. Es sabido que el nivel de contaminación ambiental por material particulado mp2.5 en varias ciudades del país es alto, en especial, en invierno y por el uso de leña como recurso de calefacción principal. Se hace fundamental entonces para las autoridades monitorear los estados de emergencia, pre-emergencia en este periodo de crisis, a través del cumplimiento de los planes desplegados en las distintas regiones y que se pueden revisar en el sitio https://ppda.mma.gob.cl/

REFLEXIÓN

Toca entonces seguir con las medidas básicas de prevención, manteniendo el esfuerzo por el distanciamiento necesario y controlado con las personas, el evitar actividades no esenciales, pues eso permitirá que el escenario de crisis decante en favor de las personas y su salud, logrando mantener vivo el motor del funcionamiento de las organizaciones e industrias, como de las ciudades y el país, no descuidando y manteniendo controlada la actividad en este escenario de estrés, protegiendo el medio ambiente.

Hoy contemplamos la naturaleza y su todo desde un poco más lejos, las montañas, los bosques nativos, los parques nacionales cerrados, las riveras de los ríos menos accesibles por obligación, parecen recuerdos pero están allí, descansando por y para nosotros, y que decir de la vida silvestre. Este debe ser también un llamado a la humildad y a reconocer una oportunidad de cambiar, a reconocer en la tierra un lugar finito, hogar de muchos más allá de nuestra especie, donde se requiere llevar un desarrollo futuro sostenible que tome y de cuenta que la naturaleza nos subsidia, que la vuelta de mano ha demorado en llegar y que es tiempo de tomar conciencia, de avanzar protegiéndola. En el sur de Chile, tenemos una tremenda oportunidad y es natural ser impulsores de ese camino, viviendo toda su magia.

REFERENCIAS

Informe Reporte Diario, 23 de junio 2020, Ministerio de Salud, Gobierno de Chile.
Sitio web oficial, Ministerio del Medio Gobierno de Chile. https://mma.gob.cl/
https://www.nationalgeographicla.com/ciencia/2020/05/disminucionde-lasemisionesde– carbono-no-apaciguaraelcambioclimatico
http://www.mtt.gob.cl/archivos/25502, Flujo vehicular ha caído hasta en 61% en comunas con cuarentena, 18 de junio 2020.
Brotes Verdes, revista Induambiente, N°163, año 28, marzo-abril 2020.
Sitio web oficial, Superintendencia del Medio Ambiente, Ministerio del Medio Ambiente, Gobierno de Chile. https://portal.sma.gob.cl/index.php/2020/03/19/ smaentrega-instruccionesespecialesdefiscalizacion- aempresas-ante-brotedelcoronavirus/