Cambio Climático

0
51

En estos días, hablar de cambio climático se ha vuelto un tema común y más cercano, tomándose la agenda gubernamental y era que no, a pocos meses de la COP25 con Chile como anfitrión, una instancia donde los países del mundo estarán reunidos para hablar, analizar e intentar acordar, aspectos relevantes en favor de la protección de la tierra; “LA ACCIÓN CLIMÁTICA DEPENDE DE TODOS, ES TIEMPO DE ACTUAR”, así versa el mensaje en su sitio oficial https://www.cop25.cl/, ubicando este tema en la cúspide del interés nacional. Intentemos entonces entender de una manera simple, de qué estamos hablando.

DESCRIPCIÓN:

· Superficie total: 756.102km2

· Longitud: 4.329km

· Ancho máximo: 445km

· Presencia entre continentes: América, Oceanía y Antartica

· Países limítrofes: Argentina, Bolivia y Perú

· Población: 18.751.405

· Idioma: Español

· Zona horaria continental: Estratégica que coincide con los mayores centros financieros e industriales (GMT-4)

CRECIMIENTO POBLACIONAL

La humanidad ha presentado un crecimiento sostenido en estos últimos 70 años, donde los humanos nos habremos más que duplicado comparando nuestra población de 1990 y la proyección para 2100. Este enorme crecimiento denota que para estos 110 años y sobre el periodo después de Cristo (DC, desde el año 0 al 2100) equivale a crecer en más del 100% en número de personas, en el transcurso de un 5% del total de años (ver Figura 2). Muchos más recursos se requieren evidentemente para saciar este aumento, recursos que la humanidad ha explotado de manera intensa luego de la revolución industrial, montados en uno de los caballos de batalla del desarrollo, el petróleo, descríbase de paso al petróleo como un combustible fósil no renovable, es decir, que se agota y simplemente se acabará.

La distribución de la población y su intensidad de crecimiento por el desarrollo tienen que ver por cierto en las contribuciones mayores de contaminación de la tierra, no es difícil asociar entonces que países con mucha población sean de los más contaminantes. Países como China e India, de los más poblados del mundo, son de los más contaminantes, Estados Unidos de los más desarrollados y poblados, también. Hay excepciones que sorprenden. Canadá no siendo tan poblado, es también uno de los más contaminantes. De los americanos distintos de Estados Unidos, México está a la vanguardia. En adjunto, una imagen de la distribución de la población mundial con colores oscuros los más densos, con colores claros los menos densos.

El crecimiento demográfico es un factor preponderante a considerar del cual parece ser no dieron cuenta nuestras generaciones en la primera mitad del siglo XX, sólo entre las décadas del 60 al 80 se produjo una real preocupación del mundo científico sobre la necesidad de considerar el aspecto demográfico y el clima, como relevantes elementos de estudio, cuidado y ocupación para el futuro del planeta. Hoy y desde 1987 con el protocolo de Montreal y la eliminación progresiva mundial de los CFC (Clorofluorocarbonos) se dio la señal definitiva de que efectivamente, había que ponerse en campaña para ejecutar más que hablar sobre políticas medioambientales, atacando los factores de riesgo del efecto invernadero y daño sobre la capa de Ozono.

FIGURA 2. POBLACIÓN MUNDIAL Y SU PROYECCIÓN AL AÑO 2100

Fuente: https://www.un.org/es/sections/issues-depth/ population/index.html

FIGURA 3. EL MUNDO Y SU DENSIDAD POBLACIONAL

Fuente : https://www.unfpa.org/es/data/world-populationdashboard

EL CLIMA Y LA ATMÓSFERA

Pero, ¿qué es el clima? De manera sencilla es la combinación de elementos como temperatura, precipitaciones, vientos y humedades en determinados lugares, en un comportamiento promedio para periodos largos, llámese años y décadas. Se diferencia de “el tiempo”, en que este último corresponde a estas mismas variables manifestadas en horas, o días, otorgándole en este caso una característica puntual y de fenómenos locales de corto plazo.

Por otra parte, la atmósfera son las capas de la tierra sobre la corteza terrestre que se elevan desde abajo hacia arriba iniciando por la tropósfera entre 0 y 10 km para terminar en la termósfera, a más de 100km. Aquí tenemos una combinación de gases donde predomina el nitrógeno 79%, luego el oxígeno con 21% y varios otros gases nobles incluidos el vapor de agua, en cantidades de órdenes de magnitud de menos del 1%.

Entonces, estos gases se presentan en una configuración de diversas capas sobre la corteza terrestre formando un colchón que evita el contacto directo terrestre con el espacio, que es atravesado por el tercer elemento en actuación “la radiación solar” y que finalmente se conjugan para que la tierra tenga temperaturas de habitabilidad, en condiciones estables.

EL EFECTO INVERNADERO

vPartiendo de la base que la atmósfera funciona como una manta térmica, por ella se transmite la energía que se recibe del sol y luego se absorbe como se refleja la suma algebraica de las mismas para quedar en un balance perfecto, como lo predice la Ley de la Conservación de la Energía: la energía no se crea sólo se transforma. No hay acumulación. Entonces, en un efecto invernadero natural, la temperatura de la tierra es regulada por este colchón, siendo mayor o menor en promedio, dependiendo de la incidencia del sol y el filtro de la radiación hacia el exterior de gases que lo permiten, de retención por aquellos que no lo hacen. En los trópicos, la radiación es más alta por su incidencia prácticamente vertical, en los polos más baja, por su incidencia tangencial. Los gases de efecto invernadero que ayudan a regular esta energía que ingresa, se queda y otra que ingresa y se transmite hacia afuera de la atmosfera son los descritos arriba más una combinación de ellos, donde aparecen el dióxido de carbono CO2, el metano, óxido nitroso y CFC (clorofluorocarbonos), no naturales en ella y que son creados principalmente, por la actividad humana.

Este efecto invernadero natural es vital para mantener la vida en el planeta, el problema es el exceso de gases de efecto invernadero en la atmósfera por efectos de la acción industrial y del hombre, más allá de los obtenidos por la propia naturaleza, volcanes y desastres naturales, donde el desbalance hace que finalmente más de estos gases mezcla estén presentes en ella no permitiendo la salida natural de la radiación al exterior, sobrecalentando el planeta. A esto se le conoce como efecto invernadero, vale entonces aclarar que este existe naturalmente; no obstante, la actividad del hombre con la sobre producción de estos gases es la que lo ha exacerbado, aumentando la temperatura de la superficie terrestre, para transformarlo en una problemática que genera desequilibrios en el planeta.

FIGURA 4. EFECTO INVERNADERO

EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LOS +2 °C

Cambio climático corresponde a los cambios del clima en la tierra, donde por los efectos descritos arriba ha aumentado la temperatura de la misma produciendo variaciones que se manifiestan de diferentes formas.

Han remitido los glaciares, han aumentado las zonas desérticas donde antes había verde, se han secado lagunas y lagos, ha aumentado el nivel del mar produciendo inundaciones, los huracanes y tifones son más fuertes, los cambios del tiempo son más radicales, se han modificado finalmente los ecosistemas, todo ello producto de estos cambios. Así, el cambio del clima puede deberse a cuestiones naturales, pero en estos siglos de desarrollo industrial, sin duda el ser humano ha contribuido en ello.

Estando así las cosas y siendo uno de los elementos más influyentes en estos cambios, la presencia de mayor cantidad de CO2 en la tierra (hay otros gases que efectivamente producen el mismo efecto), ha hecho necesario medir para controlar la huella de carbono del mundo y desafiarse, entendiéndose con ello que es el camino para contener el alza de temperatura de la tierra. Los países, los gobiernos, las organizaciones en general, deben autoevaluar sus desempeños y factores de crecimiento, considerando su incidencia en el medio. Medir y proyectarse con una menor huella de carbono, es contribuir a crecer sosteniblemente para entregar a las generaciones que vienen un planeta menos contaminado, al menos, por la incidencia del hombre. Se dice que la tarea debió partir antes, pero estamos en ella, porque en 30 años más ya puede ser demasiado tarde.

Efectivamente, científicos expertos en cambio climático han predicho que de no avanzar en los planes de mitigación de baja de huella de carbono realmente, para el año 2050 la tierra habría aumentado su temperatura por sobre 2°C con consecuencias catastróficas globales. Esto que puede parecer alarmista o exagerado, no parece ser una campaña del temor sino más bien, efectos medidos y estudiados por una comunidad científica que cambió su foco desde un par de décadas atrás. Un estudio del año 2013 sobre un total de 12.000 artículos científicos que trata la incidencia de la actividad antropogénica y sus efectos negativos sobre el planeta, arrojó que el 97% de ellos mostró como “SI” para esta influencia con sólo 3% que mostró que no hay cambio climático por incidencia del hombre (Mario Molina et.al, 2017).

FIGURA 5. PAÍSES CON LEYES DE CAMBIO CLIMÁTICO EN LATINOAMÉRICA

Hoy el país avanza dando un paso que promueve como decidido en esta ruta siendo sede de la COP25, no obstante aún trabaja en la revisión de un marco legal inexistente en Cambio Climático donde otros países ya han establecido formalmente legislaciones asociadas. Algunos países que ya cuentan con leyes de Cambio Climático son Suecia, México, Ecuador, Australia, Brasil, Reino Unido, Nueva Zelanda.

Chile está hoy en un proceso de consulta sobre el Anteproyecto de Ley Marco para el Cambio Climático que culminó en Julio 2019, promoviendo su compromiso con esta problemática en la organización de la COP25.

En suma y si pensamos como empresa, debemos mirar el presente y futuro con una visión de sostenibilidad, utilizar los factores productivos con racionalidad, ser capaces de entender que sin el medio donde estamos insertos no hay futuro, que la explotación de los recursos debe suceder protegiendo el medio ambiente, promoviendo acciones para controlar efectos negativos sobre él, midiendo nuestra huella de carbono, promoviendo iniciativas de hacer más con lo mismo y menos, medir y controlar nuestra huella hídrica, promover el uso de energías renovables, plantar árboles para capturar CO2 de los excesos humanos o la naturaleza, que finalmente logren aplacar las condiciones adversas que por estos días una gran mayoría reconoce como reales, aunque seamos un país que genere el 0,25 % de la emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) del mundo, pues se prevé y se dice, somos uno de los países que nos veremos más afectados por estos impactos en el futuro.

REFERENCIAS

  • (1) COP15, Sitio Oficial https://www.cop25.cl/
  • (2) Mario Molina, José Sarukhan y Julia Carabias, El Cambio Climático, Ed. Fondo de Cultura Económica, México – 2017.
  • (3) ONU, https://www.un.org/es/sections/issuesdepth/population/index.html
  • (4) Observatorio Ley de Cambio Climático para Chile, http://leycambioclimatico.cr2.cl/ley-de-cambioclimatico-en-el-mundo/
  • (5) Observatorio Ley de Cambio Climático para Chile , http://leycambioclimatico.cr2.cl/wpcontent/uploads/2018/12/Ficha_LeyCC.jpg
  • (6) Ministerio del Medio Ambiente, ANTEPROYECTO DE LEY MARCO DE CAMBIO CLIMÁTICO.
  • (7) Medio Ambiente, Empresa y Globalización, Luis Thayer, Ediciones Radio Universidad de Chile, Santiago de Chile – 2008.