Antibiograma en el Laboratorio Agropecuario

0
45

Una Técnica Sencilla y de Gran Valor para el Productor Lechero

¿Qué es el antibiograma?

Es una prueba microbiológica que se realiza para determinar la sensibilidad o resistencia de un agente bacteriano a uno o varios antibióticos, y así poder evaluar la eficacia de estos sobre un determinado microorganismo bacteriano.

¿En qué consiste?

Consiste en sembrar en un medio de cultivo una cepa bacteriana aislada, por ejemplo, de una muestra de leche, junto a diferentes concentraciones de uno o variados antibióticos. Luego de un tiempo, se determina con cuales antibióticos se consiguió detener el desarrollo de la bacteria.

¿Qué muestras sirven?

Las muestras de leche que se utilizan para realizar este análisis son de cuartos individuales de vaca. Almacenada en un frasco estéril, la muestra debe enviarse a temperatura de refrigeración antes de 12 horas para su análisis.

Actualmente, la resistencia bacteriana es un fenómeno en constante aumento en el ámbito nacional e internacional, generando un grave problema tanto en salud humana como animal, debido a la aparición de bacterias cuyos mecanismos de defensa han creado resistencia frente a los antibióticos, con la consiguiente pérdida de acción de estos.

Es así, como usted se podrá haber dado cuenta que existen bacterias que antes eran sensibles a determinados antibióticos y que hoy en día no lo son, ya que la transmisión de genes de resistencia de una bacteria a otra, ha terminado por imposibilitar a los medicamentos realizar su efecto bacteriostático y/o bactericida. Lo anterior se ha visto favorecido el uso exagerado e inapropiado de los antibióticos, traduciéndose en un importante aumento de la prevalencia de microorganismos patógenos resistentes a distintos fármacos.

El antibiograma es la principal herramienta para determinar la sensibilidad de los microorganismos bacterianos a los antibióticos, ya que permite seleccionar el antibiótico más adecuado para el tratamiento, haciendo un uso racional y preservando la eficacia del fármaco ante los patógenos que de esta forma ven reducida la probabilidad de generar resistencia antimicrobiana.

El medio de cultivo más usado para realizar antibiogramas es el Agar Mueller-Hinton, ya que posee los nutrientes necesarios para el crecimiento de las bacterias y está diseñado para la fácil propagación de los antibióticos. En cuanto a la técnica, el método de difusión en disco de papel (Kirby-Baver) (Figura 1) se recomienda debido a su rapidez y fiabilidad. Consiste en enfrentar una colonia bacteriana aislada contra discos de papel impregnados con una concentración predeterminada de un antibiótico, el cual difunde desde el disco a través del agar, por lo que su concentración va disminuyendo a medida que se aleja del disco hasta llegar a un punto determinado en que dicho antibiótico no sigue difundiendo.

Lectura del antibiograma

Se realiza a través de la medición del diámetro del halo de inhibición formado alrededor del disco de papel (Figura 2) y se compara con las referencias de la NCCLS (National Committee for Clinical Laboratory Standard)

Figura 2. Medición del halo de inhibición alrededor del antibiótico en disco.

Una vez obtenida la medición del halo, el agente bacteriano se clasifica en:

    1. Sensible: La aplicación del antibiótico tiene alta probabilidad de éxito en el tratamiento.
    2. Intermedio: La probabilidad de éxito es imprevisible.
    3. Resistente: Nula probabilidad de éxito al tratamiento.

Figura 3. Muestra de leche de un cuarto enfrentada a diferentes antibióticos.

 

Al analizar la figura 3, y tal vez pensando en nuestros propios predios, tenemos una vaca que ha recibido tratamiento constante con diferentes antibióticos debido a reiterados casos de problemas con su cuarto, sin embargo, si estos antibióticos son los que el antibiograma clasifica como “resistente”, la bacteria continuará con su desarrollo e inclusive puede que contagie a otros de la misma vaca o de otras vacas.

En términos económicos estos cuadros recurrentes de mastitis se traducirán en pérdidas económicas ya sea por el ítem de insumos veterinarios o como perdidas en leche por la merma en la producción de la vaca afectada, en ambos casos, evitables con solo realizar la sencilla pero valiosa prueba de un antibiograma.

Conclusiones

Conocer el resultado del antibiograma es realmente importante, ya que con este simple método, podemos: – Detectar cuan sensible es un determinado microorganismo frente a un antibiótico y así instaurar un tratamiento más eficaz. – Evitar el uso indiscriminado de antibióticos, disminuyendo las probabilidades de generar cepas bacterianas más resistentes.

Bibliografía
Bernal, R., N. Guzmán.1984. El antibiograma de discos. Normalización de la técnica de Kirby-Bauer.
Cantón, R. 2002. Lectura interpretada del antibiograma: ¿ejercicio intelectual o necesidad clínica? Enferm Infecc Microbiol Clin. 20:176-86.
Manual prueba de susceptibilidad antimicrobiana por difusión en agar, Instituto de Salud Pública, Ministerio de Salud, Chile.
San Martin, B., J. Kruze., A. Morales., H. Aguero. 2002. Resistencia bacteriana en cepas patógenas aisladas de mastitis en vacas lecheras de la V región, Región Metropolitana y X región. Arch. Med. Vet. 34: n 2.