“Todas Íbamos a Ser Reinas”
Epigenética en Terneras, Estimulación Temprana para un Futuro Prometedor

0
70

En esta edición comentaremos acerca de la estimulación temprana que debemos dar a nuestras terneras para que alcancen a expresar el máximo de su potencial genético, e incluso características por sobre lo esperado ante la cruza que elegimos para nuestro rebaño.

Para comprender qué es la epigenética, habría que definirla como la manera por la cual ciertos factores externos afectan el desarrollo temprano de los animales y su efecto se puede observar incluso a largo plazo. Estos factores son principalmente la nutrición, el estrés y el medio ambiente, los cuales afectan en la expresión de los genes e incluso ser heredables entre generaciones, pero sin modificar la secuencia de ADN.

La manera más fácil y práctica de comprender lo que la epigenética representa, es el siguiente ejemplo: Las abejas de la colmena nacen todas de los huevos que pone solo una reina, pero a pesar de ser hijas de la reina, son obreras. Sólo las abejas seleccionadas, al ser alimentadas con la jalea real tienen la capacidad de expresar su comportamiento de reina. Esto se produce no porque la genética de esas pequeñas abejas reina sea distinta, si no por las condiciones que están recibiendo en su desarrollo son distintas.

En los bovinos pasa algo muy similar, y esta expresión se puede observar de manera muy marcada durante las primeras 8 semanas de vida de las terneras. Una buena alimentación y estimulación son cruciales para definir el futuro de las terneras, esto explica que a pesar que pudiesen tener un crecimiento compensatorio ante un fuerte estrés en las primeras semanas de vida (principalmente de alimentación, enfermedades o medio ambiente) el desarrollo y la posterior producción de leche se ven afectadas de por vida.

Un estudio publicado por Sejren et al. el año 2011, con más de 1.800 vaquillas criadas en lecherías y centros de investigación con crianza artificial, mostraron qué, por cada kilo adicional de peso al destete, representaba aproximadamente 15 kilos más de leche en la primera lactancia ajustada a los 305 días.

 En la figura 1, Se muestra datos del estudio de Soberon et al., que muestra que el crecimiento deficiente en el periodo predestete repercute en la producción posterior. Un crecimiento deficiente, por debajo de los 0,72 kilos/ día se debe principalmente por factores externos como la nutrición o manejos que resultan en situaciones estresantes y enfermedades. Por el contrario, una buena ganancia de peso estaría influyendo en la epigenética de esas terneras, dando como resultado, vacas más productivas y eficientes.

Las crías que ganaron en promedio 1.22 kg/d produjeron 595 kg/lactancia más leche que las crías que ganaron 0.52 kg/d. La tasa de crecimiento predestete promedio fue 0.82 kg/d.

El desarrollo de la glándula mamaria también es un ejemplo de cómo actúa la epigenética en las terneras, ya que según lo que planteó Serjen et al en 1982 y corroboraron Zanton y Heinrichs en 2005, muestra la relación entre los pesos antes del destete con la producción de leche en la primera lactancia. Esta relación entre el desarrollo de la glándula mamaria y el crecimiento (aumento de peso) está relacionado positivamente hasta que se incorpora un exceso de energía, y las vaquillas reciben una dieta poco balanceada, lo que daría como resultado una hembra menos productiva. Estos investigadores concluyeron que lo recomendable serían los crecimientos entre 0,8 y 0,9 kilos por día y no superar 1 kilo de ganancia de peso diaria, de manera de mantener e crecimiento y desarrollo adecuado.

Programar a nuestras terneras para ser buenas vacas lecheras es fundamental y tan importante como elegir un buen toro, por lo que el monitoreo constante para evaluar puntos críticos y corregirlos a tiempo, no sólo va a mejorar la salud de la crianza si no que nos van a aportar reemplazos más eficientes y productivos. Actualmente en COLUN, ya se encuentra disponible el servicio de apoyo para evaluar, hacer seguimiento y capacitar al personal que trabaja directamente en el proceso de crianza. Por esta razón los invitamos a coordinar una visita de evaluación, sin costo al +56990471492 o a viviana.apiolaza@colun.cl.

REFERENCIAS
Sejrsen, K., J. T. Huber, H. A. Tucker, and R.M. Akers. 1982. Influence of nutrition on mammary development in preand postpubertal heifers. J. Dairy Sci. 65:793-800.
Van Amburgh, M. E., D. M. Galton, D. E. Bauman, R. W. Everett, D. G. Fox, L. E. Chase, and H. N. Erb. 1998. Effects of three prepubertal body growth rates on performance of Holstein heifers during first lactation. J. Dairy Sci. 81:527–538.
Zanton, G.I., and A. J. Heinrichs. 2005. Meta-analysis to assess effect of prepubertal average daily gain of Holstein heifers on first-lactation production . J. Dairy Sci . 88:3860–3867.
Soberon, F., E. Raffrenato, R. W. Everett, and M. E. Van Amburgh. 2011. Preweaning milk replacer intake and effects on long-term productivity of dairy calves. J. Dairy Sci. 95:783–793.