Presupuesto de Tiempo en Vacas Lecheras

Cuando hablamos de lechería, seguramente lo primero que pensamos es en la imagen de una vaca, un vaso de leche, una sala de ordeño o simplemente la imagen de un campo verde. Pero que hay detrás de las vacas que producen la leche. Te has preguntado alguna vez como el ganado distribuye su tiempo durante el día. Esto es lo que llamamos presupuesto de tiempo o también conocido en inglés como “Time budget”. Las vacas así como otros animales de granja realizan diversas actividades durante el día, entre las que se encuentran: comer, echarse, caminar, dormir, acicalarse, además de interactuar con sus pares y con su entorno. Sin embargo, estas actividades pueden variar debido a que están influenciadas por otros factores, como son por ejemplo el sistema de producción al que pertenecen (pastoreo y/o estabulación), factores climáticos (estrés por calor), fisiológicos (estro o celo), estado de salud (cojeras, metritis), disponibilidad de espacio entre otras. A modo de ejemplo una vaca a pastoreo destina 8.3 horas promedio en alimentarse debido a que debe desplazarse para encontrar su propio alimento. Esta misma vaca en condiciones de estabulación (donde el alimento es proporcionado en raciones durante el día) solo destina 4,5 horas promedio de su tiempo en esta actividad (ver el cuadro 1).

Si bien todas las conductas mencionadas son importantes para el confort y el bienestar del animal. Aquellas conductas consideradas como primordiales desde el punto de vista de salud, bienestar y productividad son la de alimentación, rumia y el descanso apropiado. Por lo tanto cualquier cambio en el presupuesto de estas actividades nos puede estar entregando información valiosa acerca del estado de salud y/o bienestar de un animal.

Es así como una vaca lechera diagnosticada con metritis severa durante 7 a 9 días post parto, consume menos alimento y gasta menos tiempo en promedio en el comedero que un animal sano (sistema estabulado) (Figura 1). Sin embargo, estos cambios conductuales pueden comenzar 3 semanas antes que se manifieste algún signo clínico de metritis (Huzzey y col 2007).

ED-22-BIENESTAR-5
(Huzzey y col 2007)
Figura 1. Comparación del consumo de alimento de una vaca sana y una vaca con metritis.

Entre los factores ambientales que pueden afectar el presupuesto de tiempo de una vaca podemos mencionar por ejemplo la frecuencia de alimentación en sistemas productivos con estabulación. Se sabe que al aumentar la frecuencia de alimentación desde 1 a 2 o de 2 a 4 veces al día, las vacas aumentan el tiempo de alimentación (Figura 2). Por lo tanto al aumentar el consumo de alimento, también aumenta el consumo de materia seca. Además, esta simple medida permite que todo el rebaño tenga un acceso igualitario al alimento y no solo aquellas vacas dominantes del grupo (ver más detalles en DeVries y col 2005).

(adaptado de DeVries y col 2005)
Figura 2. Porcentaje de vacas en el comedero durante el día alimentadas 1 y 2 veces.

Otra de las actividades relevantes para una vaca de lechería

es el tiempo que destinan a estar echadas. Entre los beneficios que un descanso adecuado proporciona a un animal está el mayor flujo de sangre hacia la glándula mamaria (un 25% más) cuando la vaca está echada, además de facilitar el flujo de sangre hacia el útero grávido en la lactancia tardía, favorecer la rumia, proporciona descanso a las pezuñas con lo cual se reduce la presentación de cojeras. Vacas cojas en pastoreo están menos tiempos echadas que vacas cojas en estabulación (10.9 vs. 12.3 h/dia). Sin embargo poseen una mayor pérdida de condición corporal y de producción láctea.

En un estudio  realizado en 20 campos del sur de Chile (10 a pastoreo y 10 con estabulación) se encontró que las vacas cojas de ambos sistemas permanecen echadas 1.75 horas más que las vacas sanas en las mismas condiciones,  lo cual es considerado negativo debido a que en este caso está asociado probablemente al dolor que genera una lesión podal. En el mismo estudio, cuando se midió la producción de leche de las vacas cojas con respecto a las vacas sanas en pastoreo, la producción disminuyo en un 8% y en el caso de las vacas estabuladas la producción se redujo aún más alcanzando un 12 % menos (Navarro et al 2013).

Como productor es importante aprender a mirar y observar la conducta de los animales de forma adecuada, ya que a través de la conducta que las vacas pueden estar manifestando alguna necesidad, dolencia o simplemente alguna preferencia.

       

Referencias:

DeVries, T. J., von Keyserlingk, M. A. G. and Beauchemin,K. A. 2005. Frequency of feed delivery affects the behavior oflactating dairy cows. J. Dairy Sci. 88: 3553_3562.

Hassal, S.A., Ward, W.R., Murray, R.D., 1993. Effects of lameness on the behaviour of cows during summer. Veterinary Record 132, 578–580.

Huzzey, J. M., Veira, D. M., Weary, D. M. and vonKeyserlingk, M. A. G. 2007. Prepartum behavior and DMIidentify dairy cows at risk for metritis. J. Dairy Sci. 90: 3220-3233.

Grant, R. 2007. Taking advantage of natural behavior improves dairy cow performance. Pages 225-236 in Proc. Western Dairy Management Conf., Reno, NV.

Navarro, G., L. E. Green, and N. Tadich. 2013. Effect of lameness and lesion specific causes of lameness on time budgets of dairy cows at pasture and when housed. Vet. J. 197:788–793.

Acerca del autor(es)

Médico Veterinario, MSc & PhD(c)
University of Queensland, Australia.
Especializada en Bienestar Animal.
Asesora Colun.