Nutrición Mineral en Vacas de Lecheria [Parte 2]

0
57
AGROCOLUN-54-nutricion-imagen-2

Lea la 1ª Parte

En el número anterior de esta revista hablamos de la importancia de los minerales en la nutrición de vacas de lechería, de las múltiples funciones que cumplen en el organismo y los problemas que podrían presentarse en caso de haber una deficiencia o exceso de alguno de estos elementos en la dieta.

Una adecuada nutrición de los animales requiere que éstos reciban una dieta con concentraciones balanceadas de proteínas, hidratos de carbono y grasas, además de vitaminas y minerales; nutrientes todos imprescindibles para el crecimiento y producción del ganado.

Una vez sabida la importancia de los minerales en la alimentación de los animales de abasto se hace necesario conocer si los niveles de estos componentes son los suficientes en el aporte de la dieta, es decir si los requerimientos minerales de las vacas de lechería son los que la vaca realmente necesita o si tal vez estamos por debajo de esa brecha o incluso eventualmente podríamos estar aportando en exceso (con el asociado costo económico que ello implica).

Pero ¿Cuáles son las cantidades de minerales que las vacas de lechería necesitan?

En el siguiente cuadro, se aprecian los requerimientos diarios de los distintos minerales en vacas de lechería con un promedio de producción de 25 lts de leche/día.

Cuadro 1. Requerimientos minerales diarios vacas en lactancia 25 lts leche/día, en base al contenido total de M S en la dieta.

*Debe considerar que a mayor producción mayor va a ser la cantidad de minerales que las vacas van a necesitar ingerir a través de la dieta.

¿Suplementar o no suplementar?

Los animales obtienen los nutrientes para los diversos procesos biológicos a través de los alimentos que consumen, y que en el caso de los bovinos del sur de Chile pueden ser muy variados; por ejemplo: pradera natural, pradera mejorada, ensilaje de pradera, ensilaje de maíz, nabos, raps, alimentos concentrados, etc., y es esta variación de alimentos la que hace que el manejo de la nutrición mineral sea tan complejo.

Lo primero que hay que plantearse es: ¿Están cubriendo mis animales sus requerimientos minerales?¿Cómo puedo saberlo?¿Debo suplementar a mis animales con sales minerales? La respuesta la podríamos obtener de 2 formas muy relacionadas entre sí.

  1. Signos clínicos de enfermedades asociadas a las deficiencias de minerales. (Por ejemplo: Paresia puerperal hipocalcémica o fiebre de leche en el periparto de las vacas)
  2. A través de exámenes de laboratorio.

Este tipo de análisis adquiere mayor importancia a medida que se tecnifica la producción y se necesita hilar más fino al momento de tomar decisiones asociadas a la productividad del rebaño, dado que se incrementan las posibilidades de diagnosticar los problemas, principalmente las deficiencias subclínicas y además pueden ser utilizados como método de control a la hora de conocer el verdadero efecto de una suplementación.

Suplementación mineral

Existen variadas formas de administrar minerales carentes en los animales del rebaño, todo va a depender de la cantidad de animales a suplementar, la capacidad de mano de obra del campo, del nivel de tecnología con el que se cuenta y el costo del tratamiento.

Los métodos de suplementar a los animales podríamos dividirlos en:

Interacciones entre los distintos

Indirectos: Es decir haciendo modificaciones en las concentraciones de minerales en las pasturas, para que indirectamente sea suplementado en los animales. Es un manejo muy complejo y poco práctico por las variadas interrelaciones que existen entre los minerales.

Directos: Son los más usados, se caracterizan por su fácil administración y control. Están enfocados a un individuo, a un grupo de individuos o a un rebaño; destacan como métodos directos las presentaciones inyectables, las sales minerales, los bloques minerales y los bolos intraruminales.

    • Los productos inyectables por lo general no son suplementos sino curativos, aunque hay productos comerciales que por su formulación son de liberación lenta y de alta eficiencia y pueden ser considerados suplementos. Como regla general se dice que lo que entra por boca es más eficiente, porque los minerales no solo juegan un papel fundamental en el metabolismo animal sino también en el ambiente ruminal al mejorar la digestibilidad y aprovechamiento de los forrajes. Por ejemplo la suplementación con Cobalto solo es efectiva por vía oral puesto que este mineral es aprovechado por la flora ruminal para la producción de vitamina B12 (cianocobalamina).
Sales minerales en
polvo, presentación
25 kgs.
  • Los productos en polvo son económicamente más rentables y pueden ser utilizados para corregir una deficiencia particular (por ejemplo el óxido de magnesio para aportar solo Mg) o para suplir una serie de minerales carentes, tienen la ventaja que se pueden administrar por medio de saleros en distintos puntos del potrero, espolvorear directamente en el forraje o incorporados en el pellet de concentrado. Punto aparte es la utilización de sales aniónicas como método de prevención de deficiencias de calcio en vacas de preparto.

    Bloques minerales
  • Los bloques minerales presentan ventajas similares al uso de saleros en los potreros, incluso hay formulaciones que son resistentes a las inclemencias del tiempo tan características en nuestra zona, pero presentan la desventaja que su consumo está condicionado por su palatabilidad y el asegurar el consumo esperado está sujeto a múltiples factores; por ejemplo a la jerarquía dentro del rebaño.

    Bolos intraruminales
  • Los bolos intraruminales consisten en minerales comprimidos en un bolo de liberación lenta, se administran por vía oral y son depositados en el retículorumen de los animales y tienen la ventaja que de ser aplicados se asegura el aporte constante de minerales y por un tiempo prolongado.

 

 Conclusiones

A medida que la producción animal adquiere mayor importancia y las empresas ganaderas se hacen más intensivas, la influencia de los minerales se acrecienta. No hay recetas de aplicación masiva en todas las situaciones, ya que cada establecimiento tiene sus peculiaridades de manejo, alimentación, patología y producción, las que deben ser detectadas y correctamente diagnosticadas por el médico veterinario. Corregir un desbalance mineral lleva su tiempo y se deben esperar mejorías recién después de los 20 a 30 días de iniciada la suplementación. La suplementación oral es la más natural y eficiente y la única vía por la cual se pueden aportar todos los minerales, en especial los macroelementos. El principio a utilizar es sales minerales en polvo, integrar la totalidad de los requerimientos minerales por vía de la suplementación oral con una suplementación dietética mineral completa.

Lea la 3ª Parte

Referencias:
Balbuena O. Nutrición mineral del ganado. INTA Colonia Benítez.
Bavera G. Necesidad de suplementar con minerales.2001
Bavera G. Métodos de suministro mineral al ganado en pastoreo. 2000
Ciria y col. Avances en nutrición mineral en ganado bovino. IX seminario de pastos y forraje. 2005 National Research Council (NRC), Nutrient Requierements of Dairy Cattle, 7th edition. 2001.