La Frecuencia de Muestreos y Análisis Genera Mejores Raciones

0
469
frecuencia de muestreo

 El muestreo y análisis de forrajes ha sido la base para las asesorías nutricionales y formulación de raciones adecuadas y eficientes. A medida que la industria láctea y la producción de forrajes han ido evolucionando, el muestreo y el análisis de los forrajes se han convertido en una herramienta integral, no sólo para el manejo de raciones, sino también para compras de forrajes, precios y programas de control de inventario utilizados por los productores lecheros y sus asesores.

La economía de los alimentos está desafiando al productor lechero y a los nutricionistas a ser intensivos en el monitoreo de los cambios de composición de los alimentos y a responder con los ajustes de la ración. Es un papel fundamental en los planteles lecheros modernos, que las pautas de muestreos y análisis tradicionales deban ser monitoreadas para responder adecuadamente en los ajustes de raciones, con el fin de limitar la variabilidad, mejorar la productividad y salud de las vacas. Sin embargo, si no se aborda adecuadamente, se arriesga a hacer cambios de raciones con demasiada frecuencia, lo que eleva los costos y afecta negativamente el rendimiento del rebaño.

Se recomienda no tomar decisiones sobre los cambios de forrajes y raciones basados en un único análisis de los alimentos. El uso de análisis de muestras durante el período de consumo de esos alimentos, permite a su nutricionista enfocarse en un verdadero cambio de composición, ajustando de mejor manera la dieta que le permita maximizar el potencial productivo y económico de esta.

En el pasado el productor analizaba una muestra, mientras que ahora se recomienda un programa más específico para decidir con que frecuencia analizar esas muestras. Si el análisis de nutrientes cambia, se debe considerar si el nuevo análisis se utiliza en el equilibrio de raciones, o bien, si la variación es aleatoria, determinar si es mejor utilizar un promedio de muestras múltiples.

¿QUÉ TAN FRECUENTE SE DEBERÍA EVALUAR LA CALIDAD NUTRICIONAL DE LOS FORRAJES?

 En general, en Estados Unidos, la evaluación de la calidad de los forrajes se programa en muestreos mensuales, donde las muestras son enviadas a laboratorios con estándares  reconocidos y rigurosos controles de calidad. Sin embargo, este protocolo de muestreo puede ser inadecuado según el tamaño de los planteles lecheros, especialmente en aquello con mayor número de vacas.

Expertos de la Universidad de Ohio y la Universidad de Wisconsin, recomiendan una frecuencia óptima de muestreo para rebaños cuyos tamaños van de 50 a 1600 vacas lecheras y es lo que se presenta en la Tabla 1. El programa de muestreo óptimo para rebaños pequeños, de 50 vacas, es el mismo como se realiza tradicionalmente en la industria lechera, una muestra al mes.

Frecuencia de muestreo de forrajes
TABLA 1. Frecuencia de muestreo
de forrajes según el tamaño
del rebaño lechero

 Esta recomendación nos puede parecer casi extrema, como lo es también no muestrear alimentos como praderas que son variables cada 15 días o menos en algunas épocas del año o muestrear solo una vez alimentos como ensilajes que consumiremos durante 3 a 4 meses y cuyos aportes nutricionales van cambiando con los meses de guarda. Es así como por ejemplo el Ensilaje de Maíz conforme avanzan los meses de confección va mejorando la digestibilidad del almidón.

Debemos entonces convenir que deberíamos muestrear a lo menos nuestra pradera 1 vez al mes y nuestros forrajes conservados (ensilajes) unas 2 a 4 veces durante su uso, para que los ajustes que se hagan a las raciones de nuestras vacas nos permitan lograr mayores producciones o ajustar para lograr una economía contra lo que compramos.

¿CÓMO DEBEN USARSE LOS RESULTADOS DE NUEVOS ANÁLISIS?

 Destacamos que la cantidad de forraje incluida en las raciones de nuestras vacas representa a lo menos el 60% a 70% de nuestras dietas y la variación potencial del contenido de nutrientes también puede influir en la frecuencia del muestreo y análisis.

 Los programas de muestreos intensivos están diseñados para cuantificar los cambios en la calidad de los forrajes tan pronto como sea posible o durante un periodo de cambio de partidas, cortes, estaciones, potreros y/o cosechas, con el fin de minimizar las variaciones típicas de muestreo que conducen a error. Si el cambio en la composición de un nutriente (PC, FDN, almidón, etc.) es pequeño (<5 % en relación al valor anterior) quizás pueda deberse simplemente de un error aleatorio de muestreo o analítico; en este caso, el nuevo análisis debe promediarse con los valores previos y reformular la ración.

¿CÓMO COMENZAR A MUESTREAR?…RECOMENDACIONES EN 3 PASOS:

 Es muy importante establecer un programa de muestreo y análisis de sus forrajes, el muestreo debe ser exhaustivo y confiable en 3 momentos cruciales de consumo o disposición de los forrajes a alimentación:

 frecuencia de muestreoAnálisis 1: Análisis de Inventario. Realizar análisis a todo el inventario o stock inicial de forrajes conservados (ensilajes) a inicios de la temporada, para definir exactamente en base a las calidades y cantidades, las categorías que consumirán ese forraje (vacas en leche o vacas secas, recría, etc), las épocas en que se consumirán (verano, invierno, etc) y lo necesario para establecer las dietas.

Análisis 2: Análisis Durante la Abertura. Realizar este segundo análisis de los forrajes conservados al comienzo del consumo (un par de metros de avance), de la cara expuesta del ensilaje o sea de lo que van a recibir las vacas para ser exactos en la formulación de dietas. La idea fundamental de este segundo muestreo radica en poder ajustar de mejor manera nuestras raciones.

 Análisis 3: Análisis Durante el Uso. Este tercer análisis debería hacerse si el uso de nuestro forraje conservado va a durar más de un mes, dado que este nuevo análisis permitirá captar cambios en la composición que puede ir mejorando o empeorando con  el tiempo tal como se mencionó durante el desarrollo del artículo.

Una última recomendación…

Análisis Frecuente de Pradera Esta última sugerencia radica en que durante el año nuestra pradera sufre una serie de cambios en calidad y en muchos de sus aportes, desde materia seca, proteína, nivel de fibra, digestibilidad, etc y que debería realizarse antes de la visita de nuestro asesor para que ajuste las dietas en su totalidad.

HOY ES MÁS FÁCIL OBTENER ANÁLISIS RÁPIDOS Y CONFIABLES:

frecuencia de muestreo

Usando procedimientos de análisis NIRS (espectroscopia de infrarrojo cercano) en lugar de química húmeda, se pueden analizar en tan solo días y no semanas. NIRS es la columna vertebral de un programa intensivo de muestreo y es la única tecnología que puede entregar información analítica de forma rápida, precisa, confiable y de bajo costo, comparado con la analítica química tradicional. NIRS se utiliza como una herramienta en muchas industrias de procesos como parte de los controles de procesos, su excelencia está en reconocer los cambios con rapidez y confianza. Los programas de muestreo intensivos de forrajes con análisis en NIRS, le permiten al productor y a su asesor definir la variación, reconocer cuándo ocurre un cambio real, permitiendo enfocarse en una correcta toma de decisiones, cuidando los costos y aumentando la producción del rebaño.

El Laboratorio Agropecuario Colun y su NIRS junto a su asesor nutricional pueden ayudarlo a mejorar la eficiencia de su plantel lechero. Consúltenos al 64 2 473550 o en todas las agencias de Colun.

REFERENCIAS

Hoffmann, P., Shaver R., Dyk Paul. 2010. Forage Sampling Frequency as Influenced by Dairy Herd Size. University Wisconsin Extension.

Weiss, W.P., Ohio State University, in Cornell Nutrition Conference.