Herramientas para Mejorar la Fertilidad en Vacas Lecheras

0
69

La reproducción en vacas lecheras es un aspecto que exige comprender como interactúan diferentes factores y como estos influyen en el animal. Es por esto que cuando factores como la alimentación, la condición corporal o la salud de los animales se ven afectados, por ejemplo por las condiciones climáticas, la fertilidad de las vacas será la principal damnificada. En nuestras agencias comerciales existen diferentes alternativas para evitar que la falta de forraje comprometa la fertilidad de sus vacas, a continuación revisaremos algunas de estas alternativas.

Balance energetico. Suplementacion con concentrados

En sistemas de pastoreo donde la ingesta de Materia Seca (MS) es Ad Libitum, las vacas pueden llegar con diversas condiciones corporales (CC) al preparto. Lo anterior, se puede ver afectado por una menor disponibilidad de pasto o simplemente por la normal disminución en la ingesta de alimento que ocurre en este periodo. Además, un consumo elevado de energía o un déficit de la misma en la dieta pueden comprometer negativamente la reproducción.

Las vacas lecheras al final de la gestación y al inicio de la lactancia cursan con un balance energético negativo (BEN) asociado a la disminución en la ingesta de MS y al incremento en la demanda energética (Fig. 1 y 2). Vacas con CC mayor a 4,0 CC presentan un menor consumo de MS tres semanas (sem) antes del parto comparado a vacas flacas (menor a 3,0) o con moderada CC (3,0-3,75). Las vacas obesas disminuyen hasta un 40% la ingesta de MS a los tres días previos al parto, estimulando la movilización de lípidos. En este punto puede presentarse Cetosis (Fig.2) debido al BEN; vacas obesas son las más susceptibles debido a la mayor depresión en el consumo de MS en el periparto. La Cetosis, generalmente cursa con hiperinsulinemia e hiperglucemia transitorias, infiltración hepática de lípidos y resistencia a insulina; con concentraciones de cuerpos cetónicos altas. Este desbalance también se da en vacas lecheras con drásticas pérdida de peso.

La estrategia para evitar la cetosis y promover la acción de la insulina es la misma, ya que la insulina es la hormona que regula los niveles de glucosa en sangre. Diversos autores señalan que esta hormona está ligada a la reproducción e incide directamente en la secreción de la progesterona que mantiene al útero en condiciones óptimas para la implantación del embrión. Se pueden suministrar fuentes de carbohidratos o bien que fermenten a propionato en el rumen como maíz, sorgo, o avena entre otros que nos ayudaran a evitar el BEN y la Cetosis. En casos severos, podemos aplicar sueros glucosados por vía endovenosa y protectores hepáticos.

Suplementacion con sales preparto

En el preparto ocurren diversos cambios metabólicos en la vaca los que sino se abordan de la manera adecuada provocaran complicaciones durante el parto y post parto. Teniendo en cuenta lo anterior, hemos procurado disponer en nuestras agencias comerciales diferentes alternativas de sales preparto que se comercializan en el mercado y que mostramos en la siguiente Tabla:

Como podemos ver, estas sales están suplementadas con bajos niveles de calcio y fósforo con el fin de promover la movilización de calcio (Ca) de los huesos previniendo la hipocalcemia y asegurando con esto niveles aceptables de calcio en la sangre. Esto nos permitirá evitar la presentación de casos de vacas con Paresis Puerperal o “fiebre de leche”. Por otro lado, un exceso de calcio puede interferir en la relación catión/anión y en la utilización de fósforo, magnesio, zinc, cobre y otros minerales necesarios para la reproducción. El nivel de calcio no debiera superar el 1% de la ración. Un déficit de calcio puede alterar la ovulación, provocar prolapso vaginal o retención de placenta. Así también, el fósforo (P) juega un papel fundamental en la fertilidad, en la manifestación de los celos y la actividad ovárica, por lo que a medida que envejece el animal su aporte debe ser mayor. La Hipomagnesemia o deficiencia de magnesio (Mg) provoca la llamada tetania de las praderas, debido a una hiper excitabilidad de sistema nervioso, el colapso e incluso la muerte. Este puede ser suministrado en las sales minerales o vía endovenosa (Magnekal o sueros con Mg). El hierro (Fe) es un elemento muy oxidante y en exceso puede alterar la viabilidad del óvulo. Los altos niveles de hierro son tóxicos por lo que deberíamos evaluar que el agua que damos a beber a los animales tenga bajas concentraciones de este elemento. Las deficiencias de cobre (Cu) también han sido asociadas a bajas en la fertilidad ya que ayuda a la secreción de hormonas como la GnrH y a la reducción de estrés oxidativo.

Estos y otros micronutrientes son de vital utilidad para la reproducción, por tanto, debemos suplementar con este tipo de sales en el periodo seco o preparto según prescripción de su Médico Veterinario.

Suplemetacion con vitamina A D E

Algunas sales preparto disponen de vitaminas A D E o pueden sumistrarse vía intramuscular cada 3 meses según prescripción. La deficiencia de vitamina A puede retrasar la aparición del primer celo, inducir celos silenciosos, aumentar el número de quistes ováricos, reducir los índices de concepción, ocasionar abortos, muertes embrionarias y terneros débiles al nacimiento. La deficiencia de vitamina D puede causar una involución uterina lenta, abortos y terneros débiles o muertos al nacimiento, además participa en la utilización del fósforo y calcio dentro del proceso de la reproducción. La deficiencia de vitamina E también puede causar abortos, terneros muertos o débiles. Está muy ligada al selenio y se han descrito funciones de mejoras en el trasporte del semen, favoreciendo la fertilidad. En retenciones placentarias es recomendable revisar los aportes de vitamina E y selenio en la dieta. Se puede administrar en dosis intramuscular 40 y 20 días al preparto. Tanto la vitamina E como el selenio, aumentan la tasa de concepción, fertilidad e implantación de los embriones en el útero. Además existe una clara relación entre su deficiencia y la retención de placentas y metritis.

Suplementacion con aditivos glucogénicos

La suplementación con Propilenglicol provoca la formación en el rumen de propionato el cual transforma en glucosa en el hígado de libre disposición disminuyendo activamente el BEN, incrementando la formación de folículos, la ovulación y la formación de un cuerpo lúteo de buena calidad necesario para sostener niveles adecuados de Progesterona la cual mantiene la gestación (Fig 4). Por esto se describe que el ovario es glucodependiente. Además los aditivos con Propilenglicol o Glicerol ayudan positivamente a la ciclicidad ovárica previniendo la retención de membranas fetales (RMF) disminuyendo la presentación de metritis, logrando una buena involución uterina. Además se describen celos marcados antes de los 60 días postparto vs vacas sin suplementación, mejorando el lapso parto- primer celo, parto – primera inseminación, disminuyendo los días abiertos.

Figura 5
Ovario con baja actividad folicular vs ovario con actividad folicular marcada

 

Disponemos en nuestras agencias de PROPILENGLICOL®, administrable vía oral 250 ml día, desde 2 semanas antes del parto hasta 6 semanas después del parto. Así también GLUKOSA® 300 gr diarios 3- 4 semanas antes del parto y 4 semanas postparto. Y GLYCOLINE® 300 gr diario 21 días preparto y 250 gr diario post parto. Los aditivos glucogénicos son una herramienta eficiente estudiada en vacas lecheras y pequeños rumiantes.

La fertilización e implantación del blastocisto

Se sabe que la causa más frecuente del fallo reproductivo en la vaca lechera es la mortalidad embrionaria temprana cercana al 30%. Una vez ocurrida la ovulación, los ovocitos tienen determinadas características que pueden ser descritas “in vitro” definiendo su calidad como mala, regular y de buena calidad (Fig. 6) (factor tan relevante como la calidad del semen). Esta clasificación es muy importante, ya que de la calidad de los óvulos depende su fertilización. Toda la ayuda disponible revisada anteriormente nos servirá para aumentar la tasa de fertilización asegurándonos de disponer de óvulos de buena calidad, junto a un útero sano y preparado para recibir al embrión al día 6 de la fertilización en el estado de blastocisto. Si todo el proceso ha ocurrido resguardando los factores mencionados no habrá problemas en la implantación ya que el útero estará en condiciones de anidar un nueva ternera.

En conclusión, hemos observado que para lograr la preñez en vacas lecheras de alta producción se suman múltiples factores. Si utilizamos las diversas alternativas que hemos presentado en esta revisión, podremos lograr un programa reproductivo exitoso.

Referecnias
Evaluación motilidad espermática Blastocistos expandidos dia 6 Ovocitos buena de calidad Ovocitos Fecundados Figura 6. Fotografías tesis Desarrollo y Viabilidad Embriones Bovinos.
M.V. Jaime Zapata, Prof. Biol. Mg Sc. Marco Berland UCT y M.V. PhD Marcelo Ratto Referencias Clarissa Strieder B., Juan Pablo Smulders, Fenando Wittwer. Indicadores energéticos de vacas lecheras a pastoreo en periodo de transición y lactancia temprana con alta o moderada condición al preparto. Rev. cient. Jaime Zapata C., Marco Berland O., Marcelo Ratto. Desarrollo y viabilidad de embriones bovinos cultivados en medios semidefinidos. Tesis de grado Universidad Católica de Temuco, Universidad Austral de Chile 2011. Bradley G Klein., James G. Cunningham. Cunnigham Fisiología Veterinaria 5ed . Editorial ElSevier. Madrid España.2014.
Daniel Diaz Ing. Agr. Aplicación de precursores de Glucosa en vacas lecheras. Centrovet. 2002.
Oscar Peralta, D Monardes, M Dunchens. Supplementing transition cows with calcium propionate-propylene glycol drenching or organic trace minerals: implications on reproductive and lactation performances. Arch. med. vet. vol.43 no.1 Valdivia 2011.
Marcelo R. del Campo, Hans Adersen y Fredy A. Cea. Efecto sobre la reproducción de una dieta adicionada con glycoline pre y po parto, en vacas lecheras de alta producción. Publicación Editoria Dleche ltda,. Santiago de Chile 2015.