La cuncunilla negra es una de las plagas más importantes de las praderas entre la región del Bio Bio y la región de Los Lagos y corresponde a las larvas de mariposas nocturnas o crepusculares de la familia Hepialidae; las especies que causan más problemas en el sur de Chile son Dalaca chiliensis (Viette) y Dalaca pallens, estas especies afectan principalmente praderas naturales, praderas recién establecidas, alfalfa, cultivos anuales, plantaciones forestales y frutales menores. Los daños en las praderas son causados por las larvas que consumen las hojas y estolones de las plantas forrajeras herbáceas, daño a nivel del cuello de las especies forrajeras y la corteza a nivel de cuello en las especies leñosas. En casos extremos puede llegar a consumir empastadas en su totalidad, dejando el suelo desnudo, disminuyendo la calidad futura de la pradera, al dar espacio a la aparición de malezas como consecuencia. Los mayores daños y pérdidas de forraje los causa en otoño e invierno

Caracterización

Son polillas de tamaño mediano a grande 0 a 23 mm, con hábitos principalmente diurnos y nocturnos.

Las larvas son grandes, cilíndricas de colores llamativos (Foto 1), la mayoría presenta hábitos mordedores en tallos, raíces y troncos de hierbas anuales, plantas y árboles.

DIAGRAMA 1. Estados metamórficos de Cuncunilla Negra

Las dos especies de Cuncunilla difieren en su área de distribución y en sus períodos de vuelo. Dalaca chiliensis vuela desde mediados de marzo hasta los primeros días de junio, sin embargo, el vuelo se concentra en el mes de mayo principalmente. Dalaca pallens es tal vez la más común, volando entre enero y marzo. 

Las cuncunillas negras son especies anuales, cuyas larvas viven en el suelo. Los huevos son depositados en forma más o menos errática sobre la pradera (Foto 1), su distribución tiende a ser más bien agregada (en manchones). 

El principal factor incidente sobre la eclosión de los huevos es la humedad. Las larvas viven en sus primeros estadios sobre o inmediatamente bajo la superficie del suelo, posteriormente a medida que van creciendo (número de mudas entre 7 a 8), producen galerías en el suelo. Las larvas emergen de estas galerías durante la noche (no todas las noches) para alimentarse sobre la superficie del suelo en el follaje de la planta. Como su ataque ocurre en forma masiva en los meses de junio y julio, meses en los cuales las praderas presentan un escaso crecimiento, su ataque se traduce en la pérdida de plantas y en una reducción en la producción de la pradera.

DAÑOS

El ataque comienza normalmente entre abril o mayo, siendo esta etapa imperceptible al ojo humano debido al pequeño tamaño de la larva. Desde fines de mayo a fines de junio en ataques con alta densidad de población se puede encontrar hojas cortadas a nivel de cuello, las que posterior a algunos días se tornan amarillentas.

En julio o agosto, se visualiza con reducción de la población de plantas en manchones irregulares (Fotos 5 y 6).

La mayor actividad de la plaga es en sus estados larvales iniciales, alimentándose principalmente de tallos, estolones y brotes. 

MUESTREO

Antes de observar los primeros signos o daños se debe realizar el muestreo al azar en los potreros utilizando una pala derecha, muestrear entre 10 a 15 cuadrados de 20*20 cm. Se deben desmenuzar y contar el número de larvas por metro cuadrado para poder obtener el promedio por potrero valor que se multiplica por 25 para conocer la población de larvas (n°/mt²). Ejemplo si el promedio son 5*25 =125 larvas/mt²

Controlar cuando se encuentren en promedio al menos 1 a 2 cuncunillas por palada. Para tener éxito en el control es vital no olvidar lo siguiente:

INSPECCIÓN TEMPRANA = PRADERA SANA

MANEJOS

La época de control estará dada por la fecha de detección, siendo la más adecuada entre mayo y junio, periodo en el cual debiesen hacerse monitoreos.

Culturales

Inundación o riego invernal

Hongos 

Hongos entomopatógenos, aplicaciones al atardecer y durante la noche, ya que la luz solar afecta la viabilidad de este.

Químicas

En el caso de combatir químicamente a las cuncunillas mediante insecticidas es necesario tener en consideración los siguientes aspectos:

Aplicaciones tempranas permiten reducir la dosis de producto y aminorar al mismo tiempo el daño que las cuncunillas causan sobre la composición botánica de la misma, sin embargo, con aplicaciones muy adelantadas pueden presentarse reinfestaciones.

– Aplicar en días que no llueva.

– Para un control eficiente es recomendable disminuir la fitomasa de la pradera, a través de un pastoreo a fondo o cortes de limpieza para que el producto pueda llegar a la base de la planta.

– Al aplicar productos químicos debe hacerse con una cantidad de agua que permita llegar al base de las plantas, aplicar con al menos 150 L/ha de agua.

– Utilizar dosis mayores en condiciones de altas presiones de la plaga.

Para cualquier consulta no dude acercarse a los profesionales de Agroservicios, estarán atento

a sus consultas.

Bibliografia

Cisternas A., Ernesto (2000) La cuncunilla negra [en línea]. Osorno: Informativo INIA Remehue. no. 16. Disponible en:https://hdl.handle.net/20.500.14001/4716 (Consultado: 2 mayo 2022).

Nolberto Teuber, Ingeniero agrónomo, PHD. Concunilla negra, características y su control.

< https:// http://www.puntoganadero.cl/imagenes/upload/_606e0befb7eee.pdf>.

 

Acerca del autor(es)

Daniela Rosas

Ingeniero Agrónomo
División Agroservicios Colun