Eutanasia en Rebaños Lecheros [Parte 2]

0
299

Tal como mencionamos en la primera parte del artículo sobre eutanasia o sacrificio humanitario (disponible en la edición anterior de la revista), este no es un tema placentero de abordar. Sin embargo, es un aspecto inevitable en el manejo de las lecherías y se convierte muchas veces, en la única forma de aliviar el sufrimiento de un animal. Es necesario ser enfáticos en recordar que es responsabilidad de todos los que trabajan con ganado el estar preparados para efectuarlo de forma correcta, rápida y eficaz, sobre todo evitando siempre el sufrimiento innecesario de los animales. Lamentablemente y a pesar de ser un aspecto regulado por la Ley 20.380 sobre la protección de los animales, la eutanasia o sacrificio humanitario por lo general no se practica de forma oportuna o correcta. Contar con un protocolo de eutanasia es el primer paso para facilitar la toma de decisiones y reducir la incomodidad de efectuar esa labor necesaria. Se recomienda desarrollar dicho protocolo en conjunto con el veterinario encargado del predio. En general los puntos que deben ser abordados en dicho protocolo, deberían considerar aspectos como:

QUÉ ANIMALES DEBERÍAN SER EUTANASIADOS:

  • En general animales que no mejoran con los tratamientos previos
  • Animales que no pueden pararse y que no responden al tratamiento
  • Animales con cojera grave (Figura 1A) o mastitis clínica y que no responden al tratamiento
  • Animales con fractura o lesiones severas
  • Animales con enfermedades que no tienen tratamiento efectivo (p.ej. paratuberculosis)
  • Neoplasia ocular avanzada (Figura 1B)
  • Emaciación y/o debilidad debido a enfermedades o heridas que pueden resultar en un animal demasiado débil para ser transportado

Parálisis debido a heridas traumáticas o enfermedades que resultan en inmovilidad

FIGURA 1A. Vaca con cojera severa y dificultad al caminar.
FIGURA 1B. Lesión ocular avanzada en bovino.

CONSIDERACIONES:

  • Recomendamos efectuar el plan de eutanasia con el veterinario, y socializarlo con los empleados
  • Designar una o dos personas en el predio para efectuar el procedimiento, y capacitarlos. Tener en consideración que no todas las personas están mental y emocionalmente habilitadas para efectuar este tipo de procedimiento y que en algunos casos puede representar un riesgo para el personal.
  • Tomar la decisión y efectuar la eutanasia oportunamente, evitando dejar al animal sufriendo o morir por sí sólo.
  • Todos los animales que no pueden caminar deben ser tratados o sacrificados inmediatamente. Si se ha decidido sacrificar al animal, y el trasladado podría causarle sufrimiento, deber ser sacrificado en el lugar y ser retirado después de la confirmación de su muerte.
  • Deben estar disponibles los equipos apropiados (arnés, camillas, tecles etc.) para transportar animales heridos o que no puedan caminar. Está prohibido por ley levantar a los animales con cadenas, arrastrarlos, elevarlos completamente del suelo sólo desde una parte del cuerpo (p.ej. con levanta cadera).
  • Le recordamos que está también prohibido cargar y transportar animales que no puedan caminar, fuera del predio.
  • Considerar acercarles agua y alimento a los animales que no puedan caminar, proporcionarles protección contra condiciones climáticas adversas (sol, lluvia), y si no están en potrero, entregarles una cama cómoda (p.ej. paja).

MÉTODOS DE EUTANASIA PERMITIDOS Y NO PERMITIDOS:

Métodos NO Permitidos: referido a aquellos métodos que producen una muerte inhumana y que muchas veces provocan estrés y/o dolor en los animales. En este caso podemos mencionar:

Trauma craneal aplicado manualmente (p.ej. martillo)
Degüelle de animales conscientes
Inyección de substancias no especificadas para eutanasia (p.ej. desinfectantes)
Inyección de aire en las venas
Electrocución
Ahogamiento
Sedación con xilacina seguida de lidocaína intratecal, sulfato de magnesio u otra substancia similar (la xilacina no produce anestesia o inconciencia; Shearer, 2018).

MÉTODOS PERMITIDOS:

Disparo con pistola o rifle: efectuado correctamente, produce una muerte rápida y sin sufrimiento. 

Recomendaciones generales: asegurarse que el animal esté correctamente inmovilizado; utilizar un calibre adecuado para el tamaño, edad y tipo de animal; utilizar en un ambiente seguro; al usar pistola, colocarla a una distancia corta del cráneo (30-60 cm máximo); disparar en el sitio y con el ángulo de penetración adecuado (ver figura 2).

FIGURA 2. LUGAR DE APLICACIÓN DEL DISPARO PARA UNA EUTANASIA EFECTIVA

Una especial consideración se debe tener presentes en aquellos animales de mayor tamaño como son bueyes y toros. Los toros presentan un desafío particular debido a su tamaño, comportamiento y el grosor de su cráneo. Para una adecuada eutanasia de toros se requiere una pistola de perno cautivo penetrante de uso pesado, un arma de mayor calibre o escopeta de calibre mayor, resguardando siempre la seguridad del operario que ejecute el procedimiento.

Ventajas del método: es un método efectivo sobre todo en aquellos predios en donde el uso de drogas es inapropiado o no cuentan con un médico veterinario que pueda supervisar el proceso.

Desventajas: es estéticamente desagradable, existe un riesgo para el personal que no está capacitado y puede que el animal no muera si el equipo con que se efectúa no ha sido mantenido y/o utilizado en forma correcta.

• Inyección de anestésico general: efectuado correctamente, produce una muerte rápida y sin sufrimiento. Se debe primero inducir un estado de anestesia general con lo cual nos aseguramos que el individuo no sienta ningún tipo de dolor (en el caso de los bovinos debemos chequear los signos de insensibilidad: pérdida de la respiración rítmica y reflejo corneal, cese de movimiento, lengua colgando) y posteriormente un método que induzca la muerte (sobredosis de anestésico, inyección de lidocaína intratecal, degüelle, entre otros).

Ventajas del método: Una de las ventajas es la velocidad de acción de los anestésicos como los barbitúricos (efecto depende de la dosis, concentración, vía de inyección). Los anestésicos en general provocan una eutanasia rápida con un mínimo de discomfort para el animal.

Desventajas: Una inyección intravenosa es requerida para una mejor acción lo cual debe ser practicado por un médico veterinario. En el caso de los barbitúricos, a veces tienden a permanecer en la carcasa, lo cual puede provocar daño o muerte de animales que consumen el cuerpo del animal muerto (usar con precaución). Dependiendo el tipo de droga pueden existir regulación en su administración y uso (consulte siempre con el médico veterinario).

CONFIRMACIÓN DE LA MUERTE: Independiente del método que se utilice para el sacrificio humanitario, es importante confirmar la muerte inmediatamente después de efectuar el procedimiento. Para confirmar la muerte, deben estar presentes los siguientes signos: ausencia de respiración y de latido cardiaco o pulso, ausencia del reflejo corneal al tacto (parpadeo), ojos fijos y dilatados. En caso contrario, repetir el procedimiento de eutanasia. Es importante recordar que la elección de una técnica u otra debe considerar la seguridad del operador, el bienestar del animal, una adecuada sujeción del animal para la aplicación apropiada del procedimiento, destreza del operador y costo. Además de consideraciones sobre el desecho y disposición del cadáver, sobre todo en aquellos casos donde se haya utilizado algún residuo farmacológico y que potencialmente pueda afectar a otros animales de vida silvestre (NO olvide que si utiliza algún fármaco debe ser con previa autorización y monitoreo de un médico veterinario).

REFERENCIAS Shearer J. K. (2018). Euthanasia of Cattle: Practical Considerations and Application. Animals: an open access journal from MDPI, 8(4), 57. https://doi.org/10.3390/ani8040057