AGROCOLUN 71 CRIANZA ENCABEZADO
Partamos de la base que en general los medicamentos (ya sea para prevención o tratamiento) no representan un porcentaje relevante de los costos totales de producción y que por esto mismo no es tan recomendable “recortar” protocolos de vacunación o prevención pensando en un ahorro de recursos para la crianza. Una “crisis sanitaria colectiva” en los primeros meses de vida, siempre resultará más cara que haber puesto todas las vacunas razonablemente posibles para evitarla; el costo de los tratamientos, diagnósticos, muertes, el acortamiento de la vida productiva y el incumplimiento de las metas recomendable para un sistema eficiente SIEMPRE será mayor. Es por ello que los protocolos de manejos preventivos, son tan relevantes e impostergables en un sistema saludable.

Cuando estamos planificando los ciclos productivos de nuestros animales, debemos considerar estos manejos, la relevancia de hacerlos a tiempo para que sean realmente preventivos evitando así una crisis con repercusiones importantes como las mencionadas con anterioridad.

VACUNAR Y DESPARASITAR

Ciertamente los manejos preventivos dependen de los factores de riesgo asociados a cada predio y su sistema, pero es común encontrar, por ejemplo, en animales de cierta edad, cargas parasitarias que justifican la aplicación de algún antiparasitario, por ello es importante realizar diagnósticos como análisis de materia fecal (coproparasitario). De la misma manera, es importante considerar la posibilidad de realizar esta aplicación en conjunto con algún otro manejo (vacunaciones más desparasitaciones, por ejemplo), para evitar el estrés asociado a los movimientos masivos y pasadas por la manga.

Esta guía busca asociar algunos factores de riesgo con los manejos que comúnmente debiesen hacerse, sin embargo, la visión y el criterio de su asesor veterinario es irremplazable a la hora de validar un plan sanitario a la medida de su rebaño.

AGROCOLUN 71 CRIANZA FOTO1

PRIMERAS 8 SEMANAS DE VIDA

Vacunas Calostrales: estas vacunas las aplicamos a las vacas en el periodo de gestación y esperamos que su inmunidad se traspase de madre a cría a través del calostro. Estas vacunas tienen muy buenos resultados incluso en ternereras deficientes en infraestructura y mano de obra, pero el resultado posterior seguirá dependiendo de que efectivamente la ternera este recibiendo calostro de calidad, en buena cantidad y en el momento que corresponde. Luego en la medida que pasan los días en la ternerera, la capacidad de generar una respuesta inmunitaria por parte de la cría, dependerá además de las condiciones asociadas a su crianza (alimentación, agua, ambiente, bienestar general).

Vacunas Respiratorias: se encuentran en el mercado vacunas que permiten proteger a los terneros incluso hasta el destete contra las enfermedades respiratorias más comunes. La ventaja de estas vacunas en comparación con las anteriores que no dependen del manejo del calostro y pueden ser aplicadas desde edad temprana ya que pueden ser aplicadas de manera inyectable e incluso intranasal con muy buenos resultados. En general son vacunas de un costo medioalto, pero quienes han tenido brotes importantes de enfermedades respiratorias en terneras han podido comprobar que los costos a corto, mediano y largo plazo son mucho mayores.

Vacunas Leptospirosis: Su asesor veterinario tendrá que evaluar si el riesgo amerita la aplicación de esta vacuna en su rebaño, considerando el historial y los factores de riesgo (principalmente asociado al contacto con ratones). Son vacunas de un costo bajo, por lo que en general están presentes dentro de un programa anual de vacunación, tanto en animales jóvenes como adultos.

Antiparasitarios anticoccidiales: Se usan en campos donde existe un diagnóstico de coccidiosis precoz, y que éste agente sea el causante de las diarreas. Es posible que aparezca como hallazgo en terneros muy jóvenes, pero hay que considerar al momento de recetarlos la duración del ciclo del parásito.

Otras ayudas: Existen en el mercado Bacteriófagos que se ponen en la leche, que son muy efectivos para controlar diarreas causadas por E. Coli y Salmonella, y si hay problemas con estas bacterias es necesario incluirlos en el plan sanitario de los terneros. En el caso de los probióticos, prebióticos, y otras alternativas tecnológicas que están apareciendo en el mercado actualmente, es preferible, según mi experiencia profesional, dejarlas como una ayuda paralela a nuestro plan sanitario de los animales y no dejarlo como una solución si es que se presenta el problema.

AGROCOLUN 71 CRIANZA FOTO 2

AL DESTETE O AL INGRESARLOS A PRADERA

Vacunas Respiratorias: Es necesario reforzarlas según las indicaciones de cada laboratorio. En el caso que no se hayan puesto en el primer periodo, sigue siendo un buen momento para hacerlo sobre todo en épocas del año donde el clima es factor predisponente para la aparición de cuadros respiratorios.

Vacunas Reproductivas: Ahí incluimos agentes como la Leptospira (serovariedad hardjo), el virus de la DVB (Diarrea viral bovina) e IBR (Rinotraqueitis infecciosa bovina). Estas tres enfermedades son responsables de un buen porcentaje de los abortos en rebaños lecheros del sur de chile y es por ello que deben ser consideradas dentro de un protocolo bien estructurado. Es importante respetar las condiciones de mantención, vías de aplicación y refuerzos cuando corresponda, por ello es importante que estemos en contacto con nuestro proveedor de vacunas para que nos informe cual es el protocolo correcto de aplicación.

Vacunas Clostridiales: Según la época del año y el historial de su predio su asesor veterinario recomendará su uso, momento de aplicación y dosis sugeridas por temporada. Las enfermedades clostridiales son frecuentemente diagnosticadas como causa de muertes en bovinos de todas las edades y deben ser sin duda de las vacunas más comúnmente aplicadas en nuestros planteles, es por ello que no se discute mucho si entran o no en un protocolo de vacunación, además al tratarse de una vacuna de bajo costo, en mi opinión profesional no correría el riesgo de no incluirla.

Antiparasitario: Es importante que, al momento de salir, ellos se encuentren desparasitados, ya que el sólo hecho de salir a un nuevo ambiente es un momento estresante y necesitan un cuerpo muy sano para poder afrontarlo y evitar enfermedades como los hongos (empeine) o bajas de peso. Para la elección del antiparasitario correcto este debe cubrir los parásitos pulmonares e intestinales e idealmente coccidias, sobre todo en las épocas de poco sol.

AGROCOLUN 71 CRIANZA FOTO 3

Si tiene dudas de cómo realizar un plan sanitario en su crianza de terneros, no dude en consultarnos, en el departamento de Agroservicios de Colun estaremos atentos a recibir sus dudas y poder ayudarlos de la manera más oportuna. Comuníquese con Viviana Apiolaza al teléfono y Whatsapp +56 9 90471492

Acerca del autor(es)

Médico Veterinario
Encargada Programa Preparto y Crianza
Área Agroservicios
COLUN