Consideraciones Generales en la Elección de Sistema de Partos

0
230
AGROCOLUN-53-gestion-imagen-1

Los sistemas lecheros son el resultado de un conjunto de manejos que en su interacción permiten construir un mecanismo que, al ser integrados en forma más o menos organizada en un proceso productivo, definen los niveles de producción y eficiencia que puede alcanzar la explotación lechera.

Uno de los objetivos comunes en todo sistema lechero es el permitir generar utilidades a través del tiempo, para ello unas de las premisas es el rendimiento el cual lo podemos medir a través de la cantidad de leche producida por hectárea. En este sentido y en forma general podemos hablar como objetivo llegar a producir 10.000 litros de leche por hectárea útil.

En esta mirada en un predio de 100 has útiles podríamos proponer un objetivo de leche a producir de 1 millón de litros al año. Una vez definido el objetivo productivo del predio es importante establecer el “cómo se conseguirá dicho objetivo, en donde cada manejo establecido definirá nuestro sistema productivo. Una de las variables a seleccionar es la época de parición de las vacas. Podemos encontrar básicamente 3 sistemas de épocas de parición que serían:

1. Partos todos los meses del año,
2. Partos biestacionales (otoño y primavera) y,                                                               3. Partos estacionales de primavera u otoño.

En rigor la época de parición no genera gran diferencia en la producción de leche al año, y por tanto en sí mismo no sería un factor que condicione los objetivos de producción de leche del predio. En la figura 1 se muestra la leche producida en un año según época de parición (simulación 100 vacas y 6.000 litros por vaca). El sistema de parición estacional de primavera baja un poco su producción debido a que se deja de ordeñar por 2 meses y por ello existen algunas vacas que no logran cumplir los 300 días en lactancia.

AGROCOLUN-53-gestion-imagen-1

AGROCOLUN-53-gestion-imagen-3

La implementación de una época de parto responderá principalmente a condiciones de manejo tales como disponibilidad de forrajes, niveles de mecanización, infraestructura predial y que según el sistema seleccionado nos darán las mejores condiciones para poder conseguir nuestro objetivo productivo.

Una característica de las épocas de partos es que se genera distintas distribución de vacas ordeña en el año, lo cual puede ser utilizado en favor de las condiciones del predio. En la figura 2 muestra la distribución de vacas ordeña para un mismo rebaño según época de parto.

AGROCOLUN-53-gestion-imagen-3

Una de las principales ventajas que ofrece las épocas de partos es la posibilidad de adaptarse a la curva de crecimiento de las praderas, por lo tanto uno los principales objetivos de la adopción de una época de parto tiene que ver la posibilidad de alimentar mejor las vacas en ordeña. El adaptarse a la curva de crecimiento de las praderas favorece el consumo directo de praderas y así disminuir la demanda de forrajes conservados. Se estima que sistemas con partos estacionales o biestacionales el requerimiento de forrajes conservados para las vacas ordeña puede bajar en un 20%, lo cual puede ser una ventaja para predios que tengan dificultad en conseguir cantidad y calidad de forrajes conservados. Respecto al manejo del alimento conservado, si el predio no tiene las mejores condiciones para manejar dicho recurso, el bajar la demanda de forraje conservado también será una ventaja, por ejemplo si el ensilaje se entrega en potrero o plataforma de alimentación.

AGROCOLUN-53-gestion-imagen-4

Debido a que la alimentación del rebaño es clave para alcanzar metas productivas, es importante analizar estas alternativas de manejos que nos permitan adaptar las condiciones del predio a los objetivos productivos.

Es importante tener en cuenta que así como la alimentación es importante de igual manera lo es la reproducción del rebaño. En sistemas con algún grado de concentración de partos ya sea estacional o biestacional, la reproducción es aún más exigente, comoAGROCOLUN-53-gestion-imagen-5

por ejemplo en un sistema estacional el 80% del rebaño debe parir en menos de 60 días, lo que significa que el periodo de encaste es muy intenso y debe ser muy eficiente. También considerar, que la concentración de partos también genera “stress” en instalaciones tales como potreros preparto y ternereras. Sin embargo, se debe ponderar cada ventaja y desventaja, analizar con tranquilidad y pensando en el largo plazo que es lo que más nos favorece con la finalidad de alcanzar nuestro objetivo productivo.

Escoger un sistema de parición es una elección sobre un manejo a largo plazo, por ende es una decisión importante que se debe tomar con conocimiento pleno de las ventajas y desventajas de cada uno, por ello se sugiere analizar estas opciones con sus asesores o personas de experiencia en dichos temas, y evaluar cual es el mas pertinente para cada predio, además como comenzar a realizar su implementación, ya que los impactos involucran varias áreas del sistema lechero.

Colocando como eje central nuestra meta productiva que sería cuanta leche puedo producir, es necesario ir preparando un sistema productivo que nos permita llegar a esa meta, en este sentido la adopción de una época de parición debe ser una herramienta que nos ayude a conseguirlo. Estratégicamente debemos responder el “¿Cómo?”, en este sentido nuestro plan debe ser preciso, contemplar plazos y llevarnos hacia un modelo o sistema productivo posible de repetir con éxito cada año.

AGROCOLUN-53-gestion-imagen-6