Camas para Sistemas Estabulados: Un Desafío en Bienestar Animal

0
592
Camas para Sistemas Estabulados: Un Desafío en Bienestar Animal

El año 2009, Ellis y col publicaron un estudio sobre la opinión de la población inglesa acerca de los factores atribuidos a un buen bienestar animal en la producción lechera. De acuerdo a este, las personas consideran que los sistemas a pastoreo o “naturales”, alcanzan un mayor nivel de bienestar animal que los sistemas intensivos. Esto no quiere decir que estos últimos tengan necesariamente un nivel de bienestar animal mas bajo que los primeros, ya que podemos encontrar por ejemplo, sistemas pastoriles con malos caminos, alto porcentaje de vacas cojas, vacas con mala condición corporal, etc. y sistemas intensivos con buenas instala- ciones, buenos caminos, buen acceso a agua potable, y cubículos de buena calidad.

Uno de los factores más importantes para mantener el bienestar animal en los sistemas intensivos estabulados es la calidad de las camas en los cubículos de descanso (Smith y col 2017). Las vacas de lechería se echan entre 8 a 16 horas al día dependiendo, entre otras cosas, de la calidad de la cama (Tucker y col 2009). Existe una relación directa entre el tiempo que permanecen echadas y la producción de leche, debido a un mayor flujo sanguíneo al momento de estar en esta condición.

Al respecto, Marcelo del Rio, gerente de operaciones de Agricola Las Mercedes en La Unión, indica: “Mantener buenas instalaciones es importante por que de esta forma, nuestros animales tendrán un mejor estado de salud, y de esta manera podrán expresar todo su potencial productivo, obteniendo también leche de buena calidad”

Actualmente existen muchos tipos de camas para estabulación, desde paja o arena sin cubrir, hasta camas de agua. La problemática principal para el productor es el costo versus el mantenimiento. Si bien las camas de paja o arena son baratas y altamente confortables para el animal, requieren de recambio constante y si se descuida la higiene, puede producir problemas como mastitis por patógenos ambientales. Camas de agua, caucho o goma eva generalmente son de larga duración, pero muy costosas.

A mediados del año 2017, Procesadora de Plasticos Puelche Ltda, en conjunto con algunos productores, desarrollaron la idea de crear una cama para estabulación, conformada por una geomembrana obtenida a partir del reciclaje del film de polietileno para bolos de silo, que recubre una matriz de poliuretano (también reciclado) con una densidad específica para el confort de la vaca. Camas para Sistemas Estabulados: Un Desafío en Bienestar animal

Camas para Sistemas Estabulados: Un Desafío en Bienestar animalLa estructura la sujeta al cubículo por medio de un perfil de HDPE, anclado al cemento por medio de pernos de anclaje (Figura 1).

Así mismo, Edmundo Gana, gerente de operaciones de Agricola Casas Del Sur indica: “Es una magnífica idea, una innovación hecha realidad, que permite el cuidado del medio ambiente y el bienestar animal. Y justamente de eso se trata, que nosotros los agricultores mejoremos nuestra competitividad de forma sustentable”

Pablo Descouvieres, encargado de proyectos agrícolas y médico veterinario de Plásticos Puelche concluye que “Tener buenas instalaciones y mantener la higiene en los sistemas lecheros, tiene un efecto positivo sobre la calidad de la producción y el bienestar animal, lo que nos obliga como empresa proveedora a continuar innovando en nuevos productos y soluciones que ayuden a los productores a alcanzar sus objetivos en estas materias de manera simple y económica, utilizando materiales que son elaborados a partir de desechos los cuales podemos reciclar”