Consideraciones generales sobre bienestar frente animales enfermos o con necesidades especiales

0
462

A pesar del buen manejo, plan de salud y cuidados proporcionado a un rebaño lechero, existirán siempre animales enfermos o con necesidades especiales que requieren de tratamiento médico, cuidados de enfermería y en algunos casos sacrificio humanitario. Es por ello que se recomienda estar preparados y tener a disposición un plan de trabajo que cubra en primer lugar las necesidades de los animales, evitando problemas de bienestar y que además reduzca las pérdidas productivas y económicas. Las recomendaciones al respecto se basan en tres pilares fundamentales, como son: la capacitación o entrenamiento del personal a cargo o responsable de los animales, preparación para segregar animales en el caso que sea necesario y preparación en la toma de decisiones en el momento adecuado y acordes a los antecedentes del animal. En diversas ocasiones debemos decidir cuál es el mejor destino para ese animal, si cuidado especial, feria, matadero o en algunos casos eutanasia.

Se considera dentro del grupo de animales con necesidades especiales a los individuos enfermos, imposibilitados de permanecer de pie o que han permanecido en decúbito (echados) por más de 12 horas. En este último caso, los animales que no pueden

deambular deben ser atendidos como tratamiento médico de emergencia con dos objetivos principales: en primer lugar corregir la causa primaria que origino que el animal permanezca en decúbito, como por ejemplo en casos de: hipocalcemia, parálisis postparto, ketosis y en segundo lugar debemos minimizar al máximo el daño muscular y nervioso que está postura puede provocar (Stull y col, 2007).

En la práctica las consideraciones generales que debemos tener presente para enfrentar alguno de estos casos son las siguientes:

✓ Preocuparnos de la nutrición: el primer paso es asegurar que los animales tengan acceso a alimento y agua. Algo que parece tan sencillo a veces es olvidado, sobre todo en aquellos animales que tienen problemas de desplazamiento como puede ser una vaca con una cojera grado 3 o superior o una hipocalcemia severa, debemos asegurar en primer lugar que ese animal reciba diariamente los requerimientos nutricionales acorde a su etapa fisiológica, reproductiva y productiva (previo acuerdo con el nutricionista o veterinario encargado). No debemos olvidar que dietas de animales no lactantes y alrededor del parto deberían ser revisadas y balanceadas principalmente en relación a los macrominerales para minimizar la incidencia de hipocalcemia y ketosis. Adicionalmente debemos considerar el suministro de agua que corresponde a un elemento vital para el correcto funcionamiento del cuerpo. Si las vacas no beben suficiente agua, el consumo de materia seca puede disminuir lo cual puede ir en detrimento de la digestión y consecuentemente de la producción. Si las vacas tienen opción ellas siempre prefieren agua limpia y fresca. Se considera suficiente contar al menos con 1 bebedero para 10-15/vacas.

Recuerde que el mínimo espacio de comedero recomendado para que todas las vacas puedan alimentarse al mismo tiempo en animales confinados en patios de alimentación o estabuladas ha sido descrito entre 0.6 m a 0.76 m lineales por vaca (Grant and Albright, 2001). En animales más pequeños podemos citar las recomendaciones danesas en el siguiente cuadro extraído de Housing Design of Cattle – Danish Recommendations, 2001:

✓ Considerar un plan de salud animal: una vez asegurada las necesidades nutricionales básicas del animal, debemos en conjunto con el veterinario a cargo establecer un plan de salud que en casos necesarios puede incluir un protocolo de acción frente a acciones que deben realizarse a diario con el animal y cuidados de enfermería. Se debe tener en consideración:

• Aislamiento del animal del resto del rebaño con protección de posibles predadores.

• Provisionar al animal sombra ya sea natural y/o artificial y protección del viento y lluvia.

• Contar con personal entrenado para reconocer animales que requieran eutanasia y que además tengan capacitación veterinaria para ejecutar la técnica adecuada atenuando en todo momento dolor y sufrimiento innecesario de los animales.

• Es importante llevar un registro del estado de salud del animal, de la causa que originó el problema, tratamiento recibido y cuando sea necesario registro de mortalidad.

El proporcionar alimento y agua EVITA animales extremadamente delgados o caquécticos.

Un animal que no puede desplazarse debe ser evaluado y monitoreado frecuentemente a intervalos de 2 a 4 horas luego de un tratamiento inicial, posteriormente a intervalos de 6 a 8 horas, para evaluar si hay signos de mejoría. En estos casos los cuidados de enfermería son vitales para asegurar el bienestar del paciente. Se ha visto que a mejores cuidados de enfermería, mayor es el porcentaje de recuperación diario de los animales (Poulton, 2016):

✓ Instalaciones adecuadas: se debe contar con un galpón o corral apropiado para separar al individuo enfermo o con necesidades especiales del resto del rebaño. Debemos asegurar que este lugar posea cama adecuada y seca, protección contra el frio, viento, lluvia y/o calor, adecuada ventilación. Además de acceso a alimentación y agua. Durante el periodo que los animales permanezcan en la “enfermería” se debe realizar diariamente un aseo del lugar eliminando exceso de fecas y orina, además de cambiar en lo posible el material de cama para evitar proliferación de microorganismos. Se recomienda una cama de aserrín o arena de 20 a 30 cm de profundidad o de 40 a 50 cm de heno.

✓ Transporte adecuado: en ciertas ocasiones, será necesario transportar a los animales enfermos o no ambulatorios a otras dependencias dentro o fuera del campo. Debemos tener presente que el transporte es uno de los eventos más estresantes para el animal por lo cual el transporte de animales no ambulatorios está prohibido en algunos países. Ejemplo de la regulación internacional al respecto:

Australia: prohíbe el transporte de animales que no puedan caminar al matadero y a cualquier estado del territorio.

Canadá: animales que no puedan desplazarse no pueden ser transportados, excepto que sea hacia una dependencia veterinaria para diagnóstico y tratamiento para recibir cuidado y atención adecuada.

Unión europea: animales con lesiones, débiles o con algún proceso patológico en curso no deberían ser considerados aptos para transporte, en particular, si ellos son incapaces de moverse en forma independiente sin dolor o caminar sin asistencia.

En Chile , el decreto 30 sobre protección del ganado durante el transporte señala en su articulo 11 lo siguiente: No deberán ser transportados animales que se encuentren en las siguientes categorías, a menos que se justifique su traslado por motivos terapéuticos.

a) Hembras preñadas que se encuentren en el último 10% de gestación o que puedan parir durante el transporte.

b) Animales que no pueden permanecer de pie sin ayuda.

c) Animales recién nacidos con el ombligo sin cicatrizar. BIENESTAR ANIMAL

d) Animales con evidente compromiso de su estado general que no puedan ser transportados sin causarles dolor o sufrimiento innecesario.

NO olvidar considerar el transporte solo cuando es absolutamente necesario. Para ello se deben chequear en primer lugar el estado del piso del medio de transporte, evitar superficies resbaladizas, usar pisos antideslizantes (diamantados) con material de cama adecuado (aserrín o viruta) y revisar que durante la carga y descarga se cuente con cargaderos adecuados (pendiente 25%). Para individuos que no pueden moverse, primero evalúe si la eutanasia es la mejor opción para evitar sufrimiento innecesario, sino puede ayudarse de un tecle, camilla o algún medio que le permita levantar al animal. Esta estrictamente prohibido arrastrar, tirar de las orejas, cola o cuernos ya que solo conseguirá que el animal sufra más. A continuación un recordatorio para decidir cuándo una vaca debe ser eutanasiada o sacrificada en el predio (adaptada de recomendaciones de Dairy Australia):

– Condiciones incurables como una fractura o ruptura de tendón.

– Falta de respuesta al tratamiento primario después de un tiempo considerable.

– Animal que padece permanentemente una condición de dolor y sufrimiento sin mejoría aparente.

– El animal permanece en decúbito lateral luego de un tiempo de haber recibido tratamiento y no es capaz de cambiar su posición a decúbito esternal.

– No es capaz de alimentarse y beber por sus propios medios a pesar de recibir tratamiento.

REFERENCIAS

Anonymous, 2001. Interdisciplinary report «Housing Design of Cattle – Danish Recommendations. 2001. The Danish Agricultural Advisory Center. Translated into English and issued in 2002.

Poulton PJ, Vizard AV, Anderson GA et al. High quality care improves outcome in recumbent dairy cattle. Aust Vet J 2016; 94:173-180.

Stull, C. L., Payne, M. A., Berry, S. L., & Reynolds, J. P. (2007). A review of the causes, prevention, and welfare of nonambulatory cattle. Journal of the American Veterinary Medical Association, 231(2), 227-234.