Descorne: Mejores Prácticas, Mejor Bienestar Animal y Humano

0
342

Un tema importante a considerar dentro del plan de certificación en bienestar animal en cualquier rebaño lechero es el manejo del dolor, es por ello que en está ocasión hemos querido poner énfasis en el descorne. Es probable que le llame la atención que corresponde a un tema abordado previamente. Sin embargo, y de acuerdo a experiencias de nuestros profesionales en terreno consideramos que es necesario reforzar y mejorar las prácticas prediales alrededor de este manejo. Es por ello que en la presente edición presentaremos recomendaciones básicas para hacer que este procedimiento sea llevado a cabo de la mejor forma posible tanto para los animales como para el personal que lo ejecuta.

El descorne es una práctica bastante común en ganado lechero y a pesar de estar justificada por motivos de seguridad humana e incluso por motivos de bienestar animal, es considerado un procedimiento altamente doloroso para el animal, además de una tarea poco placentera para la persona que lo realiza. Sin embargo, cuando es efectuado adecuadamente, considerando un buen manejo del dolor, se vuelve un procedimiento mucho más fácil y abordable tanto para los terneros como para las personas que trabajan con ellos.

Es importante destacar que en los últimos años se ha trabajado fuertemente en la adopción de mejores prácticas, incluyendo el manejo del dolor. En este sentido, si usted alguna vez ha experimentado una quemadura grave o alguna cirugía, sabrá muy bien que el dolor es muy intenso y que no desaparece de la noche a la mañana. En esas circunstancias, es indispensable utilizar algún analgésico o incluso anestesia local para disminuir el dolor y poder seguir funcionando en el día a día. El sentido común y la evidencia científica nos dice que ocurre lo mismo en los bovinos. Para la ciencia actual, no cabe duda de que el ganado experimenta dolor, pero como especie presa ha evolucionado para esconder los signos como método de sobrevivencia. A continuación, encontrará el detalle de los efectos negativos en el comportamiento, salud y productividad cuando no se maneja el dolor y estrés durante el descorne (CUADRO 1). Afortunadamente hoy existen alternativas farmacológicas para el manejo del dolor en el ganado, y si bien esos productos tienen ciertos costos, también tienen varios beneficios para los productores. Es sabido que el uso de un anestésico, por sí solo, no es recomendado porque no elimina el dolor por completo y su tiempo de acción es corto, aproximadamente hasta 2 a 3 horas post administración (Von keyserling y col 2009). Al contrario, estudios señalan que aquellos animales descornados que han recibido sedación y anestesia local combinada seguida de un antinflamatorio no esteroidal (ej: ketoprofeno), tienen menos signos de dolor que el resto de los animales. Lo anterior se ve reflejado en una menor frecuencia de movimientos de la cabeza y sacudida de orejas (comportamientos asociados a dolor e incomodidad, revise CUADRO 1) comparado con aquellos que no recibieron antinflamatorio (Faulkner y Weary 2000).

¿PORQUE ES IMPORTANTE PREOCUPARNOS DEL DOLOR Y MEJORAR LAS PRÁCTICAS EN PROCEDIMIENTOS DOLOROSOS EN TERNEROS?
(descorne, desbotone, castración, remoción de pezones supernumerarios)

La anterior es una pregunta clave al momento de invertir tiempo y dinero en las mejoras de estas prácticas y que en muchos casos no está del todo claro. A continuación se presenta un listado de los beneficios más importantes en este sentido:

– Beneficios para el productor: el procedimiento es más fácil de realizar, el animal se recupera más rápido, existe mayor tranquilidad mental para el productor y sus colaboradores al ver que sus animales sufren menos. Cabe señalar que se han observado mayores tasas de crecimiento en terneras que recibieron manejo del dolor al desbotone, comparado con terneras que no lo han recibido (Herskin y Nielsen, 2018).

– Beneficios para el animal: su bienestar se ve menos afectado

– Beneficios éticos: existe una obligación moral de preocuparse por el bienestar de los animales que tenemos bajo nuestro cuidado.

– Beneficios comerciales/sociales: el consumidor está cada vez más informado y preocupado del bienestar de los animales en la industria ganadera. Al informarse y percibir procedimientos rutinarios como negativos, ello podría tener un impacto desfavorable en la industria. Por el contrario, al tener conocimiento de que se están realizando prácticas adecuadas, el predio podrá optar más fácilmente a una certificación en bienestar y el consumidor tendrá la posibilidad de adquirir un producto con calidad ética incorporada.

¿DESCORNE O DESBOTONE?

El desbotone es el término que se utiliza cuando se remueve el botón corneo antes de las ocho semanas de edad, que es el momento en que el botón se adhiere al cráneo. El descorne es una amputación y se refiere al hecho de remover del cuerno a partir de esa edad (figura 1). Se recomienda remover el botón antes de las 4 semanas, pues todavía no se empieza a fusionar con el hueso y por lo tanto se produce menos daño de tejido. Ello se traduce en un procedimiento más fácil y corto, menos doloroso/estresante y recuperación más rápida y con menos complicaciones.

¿QUÉ MÉTODO Y CUANDO UTILIZARLO?

Los métodos más comunes son la cauterización térmica y la pasta caustica. Considerando que la pasta caustica está recomendada sólo dentro de la primera semana de edad para un menor impacto en el bienestar de los terneros, ello puede reducir considerablemente su efectividad. Razón por la cual el desbotone con calor está transformándose en el método de elección. La cauterización térmica destruye la irrigación del botón, y por ende este deja irreversiblemente de crecer.

El descorne, i.e. después de las 8 semanas, no debe ser efectuado rutinariamente. Por ser un procedimiento quirúrgico, la Ley 20.380 de protección animal exige que este procedimiento sea realizado por personal debidamente capacitado y bajo la responsabilidad de un médico veterinario.

Recomendaciones a considerar para el manejo del dolor Antes del desbotone:

  • Uso de anestesia local (ej. lidocaína) para bloquear el nervio cornual (figura 2): es un procedimiento sencillo que toma menos de un minuto, y hace efecto en aproximadamente 15 min. Se puede administrar a un pequeño grupo de terneros, y para el momento en que el último ternero es inyectado, el primer ternero ya puede ser desbotonado. La insensibilización dura aproximadamente 1-2 horas. La anestesia local es segura, poco costosa y efectiva.
  • Uso de analgésico/antinflamatorio: ello permitirá seguir controlando el dolor una vez que el efecto de la anestesia local se haya ido, y tiene un efecto de 12- 24 horas según el fármaco utilizado.

Tanto la anestesia local como el antinflamatorio son complementarios y deben usarse juntos.

DESPUÉS DEL DESBOTONE

Investigaciones recientes demostraron que los terneros experimentan dolor hasta 9 semanas post-desbotone (Adcock y Tucker, 2018). Debemos recordar que actualmente no existen fármacos que con una sola aplicación permiten controlar el dolor durante más de 1-2 días. Por lo tanto, es importante estar atentos a los signos de dolor que puedan expresar los terneros. Lamentablemente, al igual que los bovinos adultos, lo terneros esconden los signos del dolor, por lo que es

importante identificar los signos conductuales expuestos en la tabla 1. En caso de evidenciar dolor, volver a aplicar antinflamatorio.

RECOMENDACIONES Y MENSAJE FINAL

  • El desbotone se debe hacer lo antes posible para acelerar la recuperación del ternero (3 semanas de edad para la cauterización térmica y 1 semana para la pasta cáustica). ¡Esto no significa que mientras más jóvenes menos dolor sienten, los animales son seres sintientes!
  • Efectuar el procedimiento en terneros sanos.
  • Aplicar anestesia local y antinflamatorios para disminuir el dolor. • Utilizar el equipo apropiado y en buenas condiciones de uso.
  • Cauterización térmica: es práctica y confiable, pero se debe tener cuidado en no aplicar presión excesiva para no quemar el cráneo.
  • Pasta caustica: es muy irritante, por lo que se recomienda cortar el pelo alrededor y sobre el botón corneo, y aplicar la pasta solo sobre el botón, frotarla bien y aplicar vaselina en un anillo alrededor de la pasta para evitar se extienda al resto de la cara. El efecto irritante (y por lo tanto el dolor) será constante mientras la pasta este destruyendo el tejido del botón.
  • Trabajar junto con su médico veterinario para desarrollar un protocolo de desbotone y capacitarse en este procedimiento.
REFERENCIAS

Adcock S.J.J., Tucker C.B., 2018. The effect of disbudding age on healing and pain sensitivity in dairy calves. J. Dairy Sci., 101, pp. 10361-10373
Canadian Veterinary Medical Association, 2016. Disbudding and dehorning of cattle – Position statement. https:// www.canadianveterinarians.net/ documents/disbudding-anddehorning- of-cattle
Duffield T.F., Heinrich A., Millman S.T., DeHaan A., James S., Lissemore K.D., 2010. Reduction in pain response by combined use of local lidocaine anesthesia and systemic ketoprofen in dairy calves dehorned by heat cauterization. Can. Vet. J., 51, pp. 283-288
Faulkner P.M., Weary D.M., 2000. Reducing pain after dehorning in dairy calves. J. Dairy Sci., 83, pp. 2037-2041.
Herskin M.S., Nielsen B.H., 2018. Welfare effects of the use of a combination of local anesthesia and NSAID for disbudding analgesia in dairy calves—Reviewed across different welfare concerns. Front. Vet. Sci., 5 (29922684): 117
McMeekan C.M., Stafford K.J., Mellor D.J., Bruce R.A., Ward R.N., Gregory N.G., 1998. Effects of regional analgesia and/or a non-steroidal anti-inflammatory analesgic on the acute cortisol response to dehorning in calves. Res. Vet. Sci., 64, pp. 147-150
Reedman C.N., Duffield T.F., DeVries T.J., Lissemore K.D., Karrow N.A., Li Z. y col., 2020. Randomized control trial assessing the efficacy of pain control strategies for caustic paste disbudding in dairy calves younger than 9 days of age. J Dairy Sci., 103(8), pp. 7339-7350 Von Keyserlingk M.A.G.., Rushen J., de Passillé A. M., Weary D. M., 2009. Invited review: The welfare of dairy cattle—Key concepts and the role of science. J. Dairy Sci., 92(9), pp. 4101-4111.