La lluvia y las temperaturas son los dos elementos del clima más importantes para la producción agrícola; no importando el lugar de la tierra o el tipo de planta de la que se trate.

Para el caso de la producción de leche en nuestra zona sur esto no es diferente, las praderas crecerán según la temperatura y el agua que tengan; aunque hemos podido mejorar la fertilidad del suelo y aplicado riego para cambiar en parte esta realidad, en el fondo seguimos dependiendo de ambos factores principalmente.

Teniendo clara la situación anterior, uno de los mayores deseos de todo agricultor es poder conocer como vendrán las condiciones futuras, y así programar mejor los trabajos necesarios.

Sin embargo, los factores que influyen en el clima son tantos y tan variados que el ser humano aun no logra descifrarlos; pero si, ya existen herramientas que entregan algunas luces de las probabilidades de tal o cual condición, con algunos meses de anticipación.

La temperatura del océano pacífico, y específicamente de las corrientes que lo mueven (Humboldt), influyen fuertemente en la formación y movilidad de los frentes (encuentro entre dos masas de aire) de mal tiempo que llegan a nuestras costas; además de los vientos continentales que mueven gigantescas masas de aire desde la zona ecuatorial del planeta.

La figura 1 muestra que en la actualidad (SON), la temperatura está algo más de 1 grado Celsius abajo del promedio histórico (indicado como 0 en la figura). Lo anterior significa para la mayor parte de nuestro país, una disminución de las lluvias en los siguientes meses, más que nada para la zona central.

Sin embargo, para los siguientes meses (noviembre a agosto 2021), los modelos indican que esta tendencia cambiará hacía un niño (promedio línea roja), significando que la temperatura se moverá por sobre el promedio histórico para esa zona del océano.

Si vemos las probabilidades en el figura 2, ellas pasan el 60% (línea gris) de que en otoño tengamos una condición normal y solo un 20% (línea roja) para que ocurra un niño.

¿QUÉ SIGNIFICA LO ANTERIOR PARA NUESTRA ZONA?

Aunque la presencia de una niña suave significa menos lluvia en promedio para los siguientes meses, los frentes han estado pasando y es posible que noviembre y diciembre tengamos solo algo menos que los meses promedio de lluvias en la zona. Para el verano esta condición podría mejorar, trayendo algo más de agua en promedio para la zona sur (Temuco al sur), siempre en los márgenes inferiores. Las temperaturas máximas podrían superar un poco el promedio y las mínimas estar un poco por debajo.

Como ya es costumbre, le recomendamos realizar las labores agrícolas a tiempo, siempre colocándose en el caso más negativo y así no tener demasiados problemas frente a una posible sequía. Recuerde que los profesionales de su cooperativa están para ayudarlo y apoyarlo en tomar las mejores decisiones para su predio.