AGROCOLUN-55-agricola-imagen-0

El nitrógeno (N) es un nutriente esencial para el crecimiento de las praderas, sin embargo, para su correcto uso por parte de la planta deben existir niveles adecuados del resto de los nutrientes.

Excesos de nitrógeno aumentarán los riesgos de pérdidas tanto por volatilización como por lixiviación, por lo que su manejo eficiente y aporte dirigido es clave para lograr mayores eficiencias (transformación en pasto), evitando así causar impactos negativos al medioambiente.

Por tanto, al definir aplicaciones de nitrógeno es necesario descontar los aportes del suelo vía mineralización de la materia orgánica, aportes de leguminosas como tréboles, los aportes de la orina durante los pastoreos y los aportes de las aplicaciones de purines.

¿CUÁNDO APLICAR NITRÓGENO?

A salidas de invierno la temperatura base del suelo debe ser utilizada como indicador para determinar cuándo comenzar a fertilizar, normalmente se considera 7,8°C en suelo (medido a 10 cm de profundidad a las 9 AM), temperatura por sobre la cual las ballicas crecen a una mayor tasa.

El nitrógeno debe aplicarse inmediatamente antes o después del pastoreo, ya que la absorción de la pradera es rápida y el máximo se produce entre 5 y 12 días post-aplicación, por lo que es necesario dar el tiempo suficiente entre la aplicación y el pastoreo siguiente.

Aplicar nitrógeno hasta que existan condiciones favorables de humedad (incluye el riego) y temperaturas que no sean excesivamente altas, considerar que por sobre los 26 °C las ballicas disminuyen considerablemente su crecimiento.

AGROCOLUN-55-agricola-imagen-1Considerar que bajo condiciones de viento y altas temperaturas se puede perder hasta el 40% de fertilizantes amoniacales (ej; urea) que no se encuentren tratadas con inhibidores de ureasa.

En otoño evitar aplicar nitrógeno antes o inmediatamente después de las primeras lluvias. Esperar 1 o 2 pastoreos para realizar la primera aplicación, ya que el suelo tendrá nitrógeno por sobre lo requerido como consecuencia de la mineralización de la materia orgánica durante el verano. La excepción se produce en sistemas con riego, ya que hay que continuar aplicando nitrógeno durante el verano y el otoño.

En periodos de exceso de lluvias también deberá evitarse las fertilizaciones con fuentes de nitrógeno tradicionales, ya que se incrementa el riesgo de pérdidas por lixiviación.

¿CUÁNTO Y CON QUÉ FRECUENCIA APLICAR?

AGROCOLUN-55-agricola-imagen-2La dosis de nitrógeno debe calcularse de forma directamente proporcional a las tasas de crecimiento durante los diferentes periodos del año. En praderas destinadas a pastoreo nunca fertilizar con más de 32 unidades de nitrógeno por aplicación, equivalente a 70 kg/ha de urea o 120 kg/ha de Can27; y con una frecuencia máxima de 1 aplicación por cada 1 o 2 pastoreos; dependiendo de la rotación y la tasa de crecimiento

Un contenido excesivo de proteína de la pradera puede;

• Reducir el consumo de praderas (menor palatabilidad) y disminuir la producción de leche como consecuencia del menor consumo y el gasto energético adicional para la eliminación del nitrógeno en forma de urea en la orina.

• Incrementar el riesgo de que las vacas lecheras sufran de una serie de problemas, como; fallas reproductivas, laminitis, riesgo de intoxicación por nitritos y riesgo de intoxicación por amonio.

Para el caso de los rezagos para corte, aplicar 30 unidades de nitrógeno por cada 1 ton de materia seca a cortar.

AGROCOLUN-55-agricola-imagen-2Otras consideraciones:

• Se sugiere controlar el uso de fertilizantes (amoniacales) acidificantes como la urea, ya que su uso continuo acidifica el suelo y puede tener efectos perjudiciales a nivel de raíces.

• Alternativas a la urea como los fertilizantes nítricos, son una muy buena alternativa al ser más amigables; ya que no son acidificantes, la pérdida por volatilización se reduce fuertemente y la absorción del nitrógeno por parte de la planta sería más rápida.

• Existen otras alternativas de aportes de nitrógeno en evaluación, como los son bacterias y microbios fijadores de N para gramíneas; así como también productos que permiten aumentar la eficiencia de las plantas de uso del N disponible en suelo.

• El uso de leguminosas puede significar un aporte importante de nitrógeno al sistema.

AGROCOLUN-55-agricola-imagen-4AGROCOLUN-55-agricola-imagen-5

Ante cualquier comentario o consulta no dude en solicitar el apoyo y asesoría del equipo del departamento agropecuario de COLUN.