Mis Terneras Destetadas
¿Qué Manejos Debo Hacer con Ellas?

0
310
Crianza de terneros recién destetados

En la edición pasada vimos algunas recomendaciones para realizar el destete en el momento adecuado y de la forma que tenga un mínimo de impacto en el crecimiento y desarrollo en las terneras. En este artículo vamos a revisar los puntos críticos que debemos tener en cuenta en la recría (post destete) para resguardar la salud, bienestar y eficiencia en el crecimiento de las terneras. El objetivo de la recría es mantener constantes el crecimiento y desarrollo de las terneras para alcanzar en menor tiempo posible la pubertad y por ende tener encastes tempranos y una mayor producción por vaca. Para lograrlo, es necesario identificar y mitigar los agentes o condiciones que puedan interferir en nuestro objetivo.

Sanitarios: Normalmente en esta etapa su médico veterinario deberá evaluar los principales riesgos a los que están expuestas las terneras para esto, debe tomar diversos exámenes de fecas y sangre, además de considerar factores medioambientales que predispongan a sufrir enfermedades.

Desparasitaciones: Las desparasitaciones se deben considerar incluso antes de la salida a pastoreo, con la frecuencia que corresponda según el o los parásitos prevalentes en el predio. Los parásitos que más causan problemas dentro de esta etapa son las coccidias y parásitos gastrointestinales y pulmonares.

Vacunaciones: En cuanto a las vacunas, también deben ser recomendadas según los riesgos que tenga cada predio, por lo que ser asesorados por un profesional es muy importante para evitar pérdidas en esta etapa. En el mercado existen diversas vacunas que nos van a permitir afrontar esta etapa con menores riesgos. Un consejo para mantener al día las vacunaciones es tener el calendario sanitario de manera visible, de manera que se puedan planificar los manejos con tiempo y no cuando existan casos clínicos.

Terneros en bebederoAlimentación: Antes de hacer cualquier cambio en la dieta hay que considerar que los animales tengan un proceso de transición, por lo que, si hay cambios, estos deben ser progresivos y no realizar otros manejos estresantes en ese periodo de acostumbramiento. Lo primero a considerar, cuando vamos a formular la dieta de terneras de recría son los requerimientos de alimentación y nutrición. De esta manera debemos poder cubrirlos con los siguientes elementos. Pradera: La evaluación de la disponibilidad y calidad de alimento en pradera, sobre todo si las terneras son destetadas en épocas donde el forraje escasea, es muy importante. Recordemos que este grupo de animales, aún está en crecimiento y necesita mantener tasas de ganancia peso constantes, logrando un peso óptimo para un encaste temprano. Este punto es dinámico, por lo que la calidad y cantidad de pradera a consumir por este grupo debe ser monitoreado constantemente por su asesor nutricional.

Concentrado: La suplementación con concentrado es recomendada para mantener la ganancia de peso, y para elegir la mejor opción es necesario considerar tanto la calidad y procesamiento de las materias primas por las cuales está compuesto, como la suplementación de algunos aditivos que puedan tener un efecto positivo en la ganancia de peso y salud de las terneras. Agua: Es el nutriente más importante, por lo que, antes de ingresar a los animales a un nuevo potrero o nave, se debe verificar la disponibilidad y accesibilidad de las terneras a agua de calidad. Siempre se recomienda monitorear la calidad del agua mediante un examen químico y bacteriológico, para evitar enfermedades por consumo de aguas contaminadas.

Alojamiento: hay que considerar que la recría es un periodo de transición de las terneras a su vida adulta, por lo que es importante elegir un lugar que tenga condiciones controladas de viento, zonas de sombra y buena ventilación, evitando lugares con temperaturas extremas (principalmente calor). Los comederos y bebederos se deben graduar a la altura de las terneras (según raza pueden tener grandes variaciones) y mantenerse resguardados de la lluvia y del sol directo, para favorecer el consumo de agua y evitar la descomposición de los nutrientes y aditivos del concentrado.

Registros: Ya sabemos que navegar a ciegas pone en riesgo la eficiencia de nuestro negocio lechero, y el monitoreo constante es necesario para ir evaluando el cómo está funcionando el sistema de recría y si es necesario, tomar acciones correctivas lo antes posible.

Pesaje de ternero destetadoPesaje: Lo recomendable es tener un pesaje quincenal o mensual, según la disponibilidad de equipamiento y personal. Los cuales deben ser analizados inmediatamente después de tomados para ajustar la dieta. En un ganado de raza frisona no debería estar bajo los 700 a 800 gramos de ganancia diaria de peso, por lo que, si en promedio están más bajos o un gran porcentaje de los animales se encuentran bajo esos objetivos, es necesario reevaluar la dieta o investigar cuales pueden ser las causales de las bajas ganancias de peso.

Registro de alimentación: Mantener un control del consumo de alimentos, no solo tiene un efecto en control de costos, si no también sanitario. Por ejemplo, el consumo de ciertas praderas antes pastoreadas por vacas o regadas con purines, puede ser un foco de infección de paratuberculosis, de esta manera, si conocemos la procedencia de los insumos, evitamos que se perpetúen esta y otras enfermedades en el predio.

Enfermedades y tratamientos: Estos registros tienen que complementarse con los de PABCO, los cuales deben siempre permanecer actualizados para asegurar la trazabilidad del rebaño. En este periodo se espera que las diarreas no superen el 2% de los animales alojados y las neumonías el 10%. La utilidad de analizar estos datos, está en que se pueden prevenir brotes de enfermedades asociados a ciertas épocas del año y evaluar la efectividad de los tratamientos que estamos realizando en el predio.

Cuidados especiales: En este periodo es importante también preocuparse por la salud podal de las terneras, principalmente si el terreno donde van a circular tiene factores de riesgo que predispongan a cojeras (terrenos húmedos, piedras etc). Adicionalmente, es necesario mantener un monitoreo diario de las terneras para detectar otras enfermedades de manera precoz. Muchas veces se comenta el “bajón de peso” de las terneras destetadas, pero si se controlan los factores antes mencionados, el destete y posterior paso a pastoreo no debería afectar el crecimiento y desarrollo de las terneras, manteniendo una ganancia de peso constante y sin quiebres un todo el periodo.

En resumen:

  • Establecer un calendario sanitario adecuado a su predio
  • Implantar un protocolo de alimentación que cubra los requerimientos de crecimiento
  • Proporcionar un alojamiento acorde a su tamaño y evitando situaciones estresantes
  • Tener un sistema de registros que permitan monitorear los objetivos de la recría.
  • NUNCA olvidarnos de nuestras terneras, monitorearlas y asistirlas oportunamente.

Todas las etapas de la vida de nuestras terneras son importantes, el hacer una crianza, destete y recría adecuados son cruciales para tener a futuro una vaca más sana, longeva y productiva. Si tiene dudas al respecto, contacte al área de Agroservicios, en su Programa de Preparto y Crianza, consulte sin costo para guiarlo en su predio al +56990471492.