AGROCOLUN | Edición 62 | Crianza

Es cada vez más frecuente encontrar campos donde las diarreas neonatales están resultando más rebeldes y mortales, el diagnóstico: Cryptosporidiosis. Es por esta razón, que en esta edición se describirán las características de este parásito, su origen y las alternativas de tratamiento y prevención.

La diarrea por Cryptosporidium produce grandes pérdidas económicas, ya sea de manera directa, por los gastos en medicamentos y la gran mortalidad que produce cuando se asocia a otras enfermedades, o indirectamente están el retraso en el crecimiento y la pérdida de la mejora genética por la mortalidad. Sumado a estas pérdidas hay que considerar el tiempo que dedica el personal en cada ternero enfermo, el cual debe ser atendido frecuentemente para evitar la deshidratación.

El parasito: es un agente zoonótico, es decir que puede transmitirse entre animales y seres humanos; y a pesar que en humanos no producen enfermedades graves, hay que poner cuidado al manipular animales enfermos. El ciclo del parásito incluye diferentes estadíos, los ooquistes (huevos) de pared fina los cuales van a seguir infectando a otras células intestinales generando una mayor daño dentro del organismo (provocando mayor diarrea, incluso diarrea con sangre) y los de pared gruesa, que van a salir al medio ambiente tienen mucha resistencia a desinfectantes por lo que su control en el medio ambiente es muy difícil con los desinfectantes comunes, además de que se adhieren bien a los materiales plásticos como biberones, botellas, cubos, etc y pueden permanecer viables hasta 18 meses en entornos frescos húmedos o mojados (Guia Practica Salud Neonatal, MSD) . Además, es importante considerar que los terneros pueden diseminar la enfermedad de 3 a 13 días

FIGURA 1.- Visualización de los dos tipos de ooquistes (gentileza MSD®)

La infección: Los terneros se infectan directamente de las heces de las vacas al momento de parto, ellas no presentan los signos clínicos, por lo que pesquisar la enfermedad en vacas es muy difícil. Otra alternativa de contagio es con material fecal o secreción respiratoria de otros teneros enfermos, por lo que el tener un sector de hospital debidamente aislado dentro de la ternerera, resulta fundamental en estos casos.

AGROCOLUN | Edición 62 | Crianza
FIGURA 2. Las dos fuentes principales de contagio son el contacto directo de la madre con el ternero y el contacto entre terneros sanos y enfermos

Los signos clínicos: dentro de las primeras semanas de vida se caracterizan por un decaimiento y diarreas profusas verdes amarillentas que provocan una deshidratación extrema y alta mortalidad si hay combinación con otras enfermedades o factores que puedes agravar el cuadro de deshidratación. Raramente hacen fiebres altas.

AGROCOLUN | Edición 62 | Crianza
FIGURAS 3: Diarreas típicas de esta enfermedad, con “grumos”, además tiene un olor fuerte y característico.
AGROCOLUN | Edición 62 | Crianza
FIGURA 4: La imagen muestra a una ternera bastante decaída con signos evidentes de deshidratación, también muy común en esta enfermedad

Tratamientos: Existe un tratamiento medicamentoso, el cual puede ayudar a contener el cuadro clínico, aunque es muy difícil revertirlo. Y si lograra sobrevivir, las secuelas en la absorción intestinal y por consecuente ganancia de peso y desarrollo de la ternera van a ser importantes con respecto a quienes no presentaron la infección, mostrando un importante retraso en el crecimiento con respecto a sus pares.

Prevención: Es sin duda la alternativa más recomendada, si hay un diagnóstico de Cryptosporidium en el predio, y existen varias alternativas, las cuales son complementarias entre si y deben ser evaluadas por su veterinario:

a. Medicamentoso: Existe sólo un medicamento que controla signos clínicos (Halofunginona), el cual es una gran ayuda para evitar mortalidad y disminuir cuadros clínicos, pero es importante considerar aplicarlo a todos los recién nacidos, sin excepción, desde el primer día para que su efecto sea el óptimo.

b. Nutricional: Se pueden utilizar complementos nutricionales para mantener integridad intestinal y por ende mantener las cargas bacterianas bajas. Esto, complementado con otras medidas de manejo, puede ser de gran utilidad para controlar la infección de este parásito.

c. Desinfección: Uso de desinfectantes específicos para el parasito. Existen líneas específicas de desinfectantes que han probado eficiencia para controlar el parásito, las cuales deben ser usadas según las recomendaciones de concentración y frecuencia establecidas por el fabricante para asegurar su efectividad.

d. Manejo: Buenos protocolos de manejo que incluya:

a. Disminuir tiempo en contacto madre- ternero al nacimiento

b. Asegurar una toma de calostro exitosa

c. Buenas condiciones higiénicas dentro de la ternerera.        

Recomendaciones para controlar la cryptosporidiosis

AGROCOLUN | Edición 62 | CrianzaAsegurar la ingesta de calostro de buena calidad.

Lugar de parto limpio evitando contaminación con fecas de vacas (mantener paja seca).

Tener protocolos de desinfección en ternereras y parteras.

Asignar un lugar especial donde tratar los terneros enfermos.

Mantener un programa nutricional monitoreado por un profesional.

Cuidar condiciones de temperatura y ventilación de la ternerera.

Si sospecha que esta enfermedad está en su campo, no dude en consultarnos, en el departamento de Agroservicios de COLUN estaremos atentos a recibir sus dudas y poder ayudarlos de la manera más oportuna. Comuníquese con Viviana Apiolaza al teléfono y whatsapp +56 9 90471492

Acerca del autor(es)

Médico Veterinario
Encargada Programa Preparto y Crianza
Área Agroservicios
COLUN