Crianza y Recría de Terneras: Algunas Consideraciones Técnicas y Resultados Económicos 2018

0
673

Evaluar el impacto económico del manejo de crianza de hembras, tiene por objetivo determinar su costo de producción y además comprender que más que un gasto, es una “inversión” que se realiza en la explotación lechera. Para esto es necesario contar con un buen sistema de gestión que nos permita medir y tomar decisiones no tan solo en el corto y largo plazo, sino también anteponernos a situaciones que puedan poner en riesgo el resultado de la empresa. Lo ideal es que el sistema para medir sea lo más cercano a la realidad posible, lo que resulta difícil, ya que a diferencia del negocio lechero, donde efectivamente mes a mes se cuenta con la factura de leche que detalla los kilos de leche producidos; medir ganancias de peso diaria (GPD) en los animales a veces se puede tornar un poco más complejo y  sólo se logran obtener “mediciones estimadas”. Medir ganancias de peso diaria es la clave para poder determinar los costos de producción  de las hembras de reemplazo, además de poder ingresarlas lo más pronto posible a la etapa productiva y pagar así lo más rápidamente posible la “inversión de la crianza”.

Se ha estudiado, que aquellas hembras que paren sobre los 30 meses de edad tienen menos rendimientos a lo largo de su vida, además se sabe que la rentabilidad de las vaquillas se maximiza cuando éstas tienen su primer parto entre los 23 y los 25 meses.

No olvidemos que el reemplazo de las vaquillas representa el “futuro del negocio lechero”, futuro que muchas veces es postergado para priorizar las vacas en producción.

Objetivos de la crianza. Los aspectos más importantes y que diferencian la eficiencia entre distintos sistemas está relacionado con los siguientes objetivos:

CUADRO 1. OBJETIVOS DE LA CRIANZA

  1. Transformar rápidamente (menos de 3 meses) una ternera, de monogástrica a rumiante, que permita incorporar el consumo de pradera en su dieta.

  2. Prevenir la presencia de enfermedades de origen digestivas y respiratorias.

  3. Evitar la mortalidad, la que debe ser menor a 5 % durante toda la crianza.

  4. Permitir una ganancia de peso permanente sobre los 700 g. sin quiebres, desde el día 0 hasta el encaste, inclusive hasta el parto, lo que hará disminuir los costos de crianza por la menor permanencia de hembras improductivas en el sistema.

  5. Lograr un encaste a los 14 a 15 meses con un parto entre los 24 a 26 meses.

Fuente: Programa Mi Ternera COLUN.

Revisemos algunas cifras. A continuación se presentan metas y objetivos por etapas de desarrollo de una ternera.

CUADRO 2. METAS Y OBJETIVOS DE LA CRIANZA

Fuente: Programa Mi Ternera COLUN.

Los resultados económicos de la crianza 2018, obtenidos de las empresas adscritas al servicio de Gestión Colun, arrojaron cifras que se alejan bastante de los objetivos y encienden una alarma que nos dice que hay cosas que quizás no se están realizando de la mejor manera. Lamentablemente los 310 kilos de ganancia de peso que debiesen haber en 15 meses para así poder lograr un parto a los 24 meses ocurren realmente a los casi 20 meses por ende el primer parto realmente ocurre alrededor de los 30 meses o más. Todo ese tiempo por sobre los 26 meses, en que hay una hembra improductiva en el sistema se traduce finalmente en ingresos por venta de leche que se dejan de percibir, lo que obviamente genera sistemas de producción ineficientes.

A continuación se presentan cifras reales de indicadores de eficiencia de crianza obtenidos de la base de datos de gestión COLUN 2018.

CUADRO 3. INDICADORES CLAVES DE CRIANZA Y SUS OBJETIVOS (OBJETIVOS PARA UNA VACA ADULTA DE 500-550 KILOS)

Fuente: Base de datos gestión COLUN, 2018.

¿QUÉ OCURRIÓ EL 2018 CON LOS COSTOS DE LA CRIANZA?

No olvidar que uno de los costos más preponderantes del costo de producción de un litro de leche es la reposición y se encuentra entre los tres costos más relevantes que explican casi el 80% necesario para producir un litro de leche, a él se le antepone la alimentación y la mano de obra. El año 2018, la reposición representó al menos el 12 % de los costos totales de producción del litro de leche.

Si bien el costo de producción por kilo muestra claramente que el mayor porcentaje de los costos se encuentra asociado a la alimentación (concentrados, sales y producción de forraje) es importante señalar que otro de los factores incidentes, es el recurso humano, que no sólo juega un rol muy preponderante en la estructura de costos, sino que también en la futura permanencia de los animales en el sistema productivo. En este punto es necesario destacar que la persona que este encargada de la crianza sobre todo en las etapas iniciales debe ser un gran observador y reportar situaciones que el parezcan fuera de lo normal, además de realizar un trabajo limpio y ordenado. La prevención aquí juega un rol importantísimo, no solo para poder evitar altos índices de mortalidad sino que es fundamental en el futuro contar un rebaño lechero sano; los costos en farmacia no dejaron de ser relevantes a la hora de evaluar los otros gastos operacionales del costo de producción total.

A continuación se presentan los resultados económicos del rubro para el año 2018.

CUADRO 4. CRIANZA 2018

Fuente: Base de datos gestión COLUN, 2018.

CUADRO 5. RESULTADO CRIANZA 2018

Fuente: Base de datos gestión COLUN, 2018.

Los resultados que aquí se presentan son un promedio aritmético de al menos 90 lecherías, donde también hay unidades productivas que son altamente eficientes en esta etapa. Lamentablemente los ingresos fueron inferiores al total de costos lo que obviamente hizo generar pérdidas económicas en el rubro, no olvidemos que también hay una brecha productiva que subsanar en cuanto a los kilos producidos por hectárea, por ende la utilidad arrojó un resultado negativo para el año 2018. Mientras más kilos por hectárea se logren producir más se logrará diluir los costos de producción.

¿QUÉ CARACTERIZA A LOS MÁS EFICIENTES?

  • Realizan pesajes para poder medir las ganancias de peso de diaria de los animales y logran GPD de entre 650 – 750 grs/día. Esto obviamente les permite llegar a los 300 kilos de peso a los 15 meses de edad. No olvidar que existe una estrecha relación entre la ganancia de peso diario y la futura producción. Algunos estudios señalan que las ganancias de peso diarias sobre los 650 grs mejoran la producción de leche entre 800 y 1.100 litros en la primera lactancia respecto de una ternera que ganó 450 grs/día; y la primera lactancia representa aproximadamente el 75% del potencial productivo de la vaca adulta, por lo tanto incide en la producción vitalicia de los individuos.
  • Destacar que las óptimas ganancias de peso no son solo consecuencia de un buen manejo de la alimentación (nunca animales malnutridos), sino que también tiene altamente asociados los manejos sanitarios y las condiciones ambientales en las cuales se desarrolla el animal.
  • Manejan tasas de eliminación por muerte bajo el 5 % y actúan en general de manera preventiva más que curativa, por ejemplo realizan los manejos necesarios para evitar cuadros de diarrea o neumonía (que muchas veces son las causas más comunes de muerte en ternerera).
  • Al lograr ganancias de peso diaria adecuadas y manejar cargas de 2 UA/Ha logran ganar más kilos por hectárea de producción lo que les permite diluir sus costos. Se menciona esto porque gastar poco no siempre implica tener un mayor retorno económico, lo que se debe hacer es invertir o gastar lo suficiente para permitir tener un buen desarrollo en la crianza y cargas animales que permitan diluir los costos de producción en un buen rendimiento de kilos producidos por hectárea.
  • Los más eficientes en general cuentan con un buen “plan de crianza”, y muy importante: tienen personal adecuado (capacitados, les gusta lo que hacen, y son muy buenos observadores) lo que en conjunto les garantiza una adecuada alimentación, salud y ambiente que favorece el crecimiento y desarrollo de la hembra en su primera etapa de vida.

Es importante dar a la crianza de la reposición la valoración justa en el proceso de producción de leche, por años esta parte del negocio ha sido puesta en un segundo plano, sin darnos cuenta que al hacerlo se compromete la producción vitalicia de nuestras futuras vacas y por lo tanto la rentabilidad de nuestro negocio. Criar animales sanos y bien alimentados, desde el momento de su nacimiento solo puede traer beneficios a nuestro negocio.