AGROCOLUN-55-nutricion-imagen-0

La conservación de pradera vía ensilaje es una de las fuentes de alimentación más utilizadas durante la mayor parte del año, sobre todo en las épocas en que no se dispone de la pradera necesaria para pastorear. Por este motivo es fundamental tener claro la importancia de un adecuado periodo de rezago y el correcto proceso de cosecha, almacenaje y entrega de este recurso.

El correcto manejo del periodo de rezago, tiene como objetivo lograr cantidad y calidad de forraje adecuados (sobre 70% de digestibilidad de MS). Es importante planificar los manejos de rezagos de manera correcta, diversos estudios señalan que a medida que la fecha de rezago se atrasa, la calidad de las praderas disminuye. En general estos rezagos comienzan entre fines de agosto y mediados de septiembre. Cada zona tiene fechas de comienzo de rezagos diferentes lo importante es comenzar a realizarlos según la planificación de excedentes de forrajes.

El periodo de rezago ideal esta alrededor de los 45 días, en este periodo es posible lograr una buena relación entre calidad de forraje cosechado y volumen. A medida que el periodo de rezago se extiende los rebrotes son más tardíos y de menor calidad lo que iría en desmedro de la calidad del ensilaje y de la persistencia de las praderas deteriorando la densidad y la composición botánica de estas.

En cuanto a la técnica de ensilado es muy importante considerar el pre marchitamiento del forraje para disminuir el contenido de humedad, el picado para favorecer el proceso fermentativo y una mejor compactación con el propósito de disminuir la superficie de contacto entre el aire y el forraje, el tiempo de llenado no debe ser superior a 2 días.

Posteriormente el sellado debe ser rápido y cubrir toda la superficie expuesta, se recomienda poner tierra o neumáticos sobre el plástico, es importante evitar las bolsas de aire que se puedan generar entre el forraje y el plástico de sellado. El objetivo es eliminar el ingreso de aire causantes de fermentaciones aeróbicas, putrefacción y perdidas de la cara expuesta. Se recomienda la utilización de aditivos previos al sellado para mejorar el proceso fermentativo. Existe la alternativa de una primera capa de plástico que cumple el rol de sellar al vacío el silo parva y luego viene el tradicional plástico negro, que lo protege de agentes contaminantes externos.

AGROCOLUN-55-nutricion-imagen-1

Finalmente es importante, trabajar con maquinaria compactadora limpia, que evite al máximo la entrada de barro, piedras y otros, además de contar con plataformas adecuadas que impidan las pérdidas del material cosechado; y en el caso de ensilajes de bolos evitar las roturas en el plástico que puedan ser generadas por el proceso de almacenaje y posteriormente una correcta suplementación al ganado para evitar al máximo las pérdidas de material.

Se debe tener claro que ensilajes de buena calidad no poseen ácidos grasos volátiles (propionico-isobutirico – isovalerico y valerico) ya que indicarían la proliferación de bacterias clostridiales, generando mal olor y sabor en los ensilajes, también promueven la formación de amoniaco impidiendo que el pH se estabilice y se mantenga en valores bajos.

En resumen, para un buen proceso de ensilado se deben considerar los siguiente:AGROCOLUN-55-nutricion-imagen-2

• Fecha y periodo de rezago

• Técnica de ensilado, pre marchitamiento, picado y almacenaje.

• Utilización de aditivos

• Sellado correcto de ensilaje.

Para cualquier duda o consulta no dude en acudir al departamento de nutrición de la División de Agroservicios de su Cooperativa.